La gran final y los supercampeones

Como nuestra modalidad de trabajo es realizar sólo un editorial deportivo a la semana, en esta ocasión nos ocuparemos de dos hechos deportivos sobresalientes en un mismo comentario, cuando en realidad ambos episodios merecerían una comentario aparte por la importantes que revisten.

Por un lado, lo que está por pasar en este lunes, un día especial para el ambiente futbolero de nuestra medio ya que se jugará nada menos que la gran final del torneo de primera división de la Liga. Los protagonistas: Argentino y Carabelas. El escenario: el estadio de Jorge Newbery. La hora de comienzo: las 19.

Albicelestes y rojos. Rojos y albicelestes. Esos serán los protagonistas de lo que será, sin dudas, el partido más importante de la temporada, el que definirá, una hora y media luego del arranque o tras los penales si siguieran igualados, al club campeón del año, la institución que tendrá el honor de dar la vuelta olímpica y sumar su nombre al historial de los mejores de cada año. Argentino es el dominador de esa lista pero hace mucho que no disfruta de las mieles del éxito, que llegaron hace más de una década, en 2003, y no se repitieron luego. Carabelas tiene menos celebraciones pero viene sumando e intentará repetir lo ocurrido en 2006, la última vez que el elenco de la vecina localidad tuvo su fiesta de campeón.

Esta tarde habrá campeón del fútbol, como lo hubo el sábado por la noche en el estadio de Alem y Paso, donde el equipo de juveniles de la institución tricolor consiguió el título de la categoría U19.

Lo de este grupo merece ser puesto en un sitial de privilegio a la hora de remarcar las expresiones deportivas de nuestro medio, donde hay muy buenos exponentes en varios deportes, entre los que sobresale la escuadra formada por los jóvenes jugadores del Club Sportivo, que vienen hilvanando éxito tras éxito desde hace unos cuantos años.

No se trata sólo de aptitudes técnicas ya que para mantenerse bien arriba hacen falta otros argumentos, como formar un excepcional grupo humano, el compañerismo, la solidaridad a la hora de esforzarse dentro de la cancha para suplir alguna falencia de un compañero, la persistencia en los entrenamientos y el "hambre" de gloria que después de algunos títulos puede saciarse, lo cual no es el caso de los sportivistas, que siguen ganando y ganando campeonatos, transformándose en los dueños de su edad en los torneos de la Asociación Pergaminense.

No es la primera vez que subrayamos lo hecho por los juveniles tricolores, pero su permanente superación y lo consecuente de sus logros, los hacen merecedores de esta y seguramente muchos más editoriales.

Gear SA

Clyfer