Tema hídrico: Lo que el agua trajo y no se quiere llevar

Era en cierto modo previsible, y las previsiones terminaron cumpliéndose: en lo que va del año, faltando un mes y medio para el final, las lluvias llegaron al doble de las de 2013, y trajeron consigo evidencias sobre la incompetencia de quienes deberían tomar decisiones sobre cuestiones hidráulicas.

Entiéndase: se habla de las grandes decisiones, las trascendentes, las que marcan un rumbo en una gestión; no de las de quienes deciden limpiar una zanja o reparar una alcantarilla, que hacen lo que pueden a bordo del barco sin timón en el que navegan.

¿Y porqué se habla de incompetencia? Hay algunos ejemplos que lo demuestran:

EL CASO DE LA EXPLOTACION DE BANQUINAS

En lo que constituye su segunda licitación del año, la Municipalidad convocó a interesados en explotar las banquinas mediante la siembra de granos gruesos. La apertura de sobres está prevista para ¡el 26 de noviembre! Esto es, cuando la soja, cultivo por excelencia en todo el país y también en nuestra zona, ya está sembrada y en proceso de desarrollo.

Para esta inconcebible demora en las fechas hay por lo menos dos explicaciones posibles:

1- Que la Municipalidad ya hubiera otorgado "a dedo" la explotación a ciertos productores de su confianza, que ya sembraron la soja. En ese caso, la apertura de sobres se realizaría con el único objetivo de legitimar un proceso que ya está en marcha, irregularmente. Y para evitar la participación de personas que genuinamente hubieran estado interesadas en presentar propuestas y, eventualmente, acceder a cierta superficie para cultivar, se eligió una fecha absurdamente avanzada en la que (es obvio) sólo aparecerán quienes forman parte de la componenda. O bien:

2- Que los funcionarios encargados de preparar la licitación para la explotación de banquinas desconozcan aspectos sustanciales y muy básicos sobre el funcionamiento de nuestro sector agropecuario.

Como El Portal de Rojas no acusa sin pruebas, y la explicación (1) implica la comisión de delitos que este medio no está en condiciones de comprobar, no tenemos más remedio que optar por la (2) y admitir que los conocimientos de quienes diseñan políticas vinculadas al agro dentro de la Municipalidad dejan mucho que desear.

EL TEMA DEL ESTUDIO DE LA CUENCA

Otro asunto revelador sobre la falta de decisiones adecuadas (o falta de decisiones, a secas) sobre temas agrícolas tiene que ver con lo que (no) se hace en relación con el manejo de las aguas superficiales en el distrito.

Sabido es que Rojas es el único distrito de los comprendidos en la cuenca del río Arrecifes (río Rojas) que tiene todo su territorio comprometido en esa única cuenca. Y que por ende recibe aguas de distritos vecinos, las cuales sumadas a las propias comprometen los tres aspectos básicos que es necesario tener en cuenta: las inundaciones en zonas urbanas; los daños provocados en tierras productivas; y la interferencia sobre la red caminera de tierra.

La gran mayoría de los municipios del país enfrentan el problema de la falta de información: no conocen el comportamiento de las aguas; no saben por dónde ni de qué manera se produce el escurrimiento natural y, por ende, no pueden ejecutar las obras necesarias para lograr un "escurrimiento programado" que no genere ninguno de los tres problemas mencionados.

¿Es el caso de Rojas? Absolutamente, no. Nuestro distrito es uno de los muy pocos en el país que cuenta con un estudio completo y profundo de la cuenca, realizado por una institución prestigiosa como el Instituto Nacional del Agua, y a disposición para analizar situaciones y programar obras (canales, alcantarillas, puentes, terraplenes, etc.) que permitan encauzar las aguas de manera que no provoquen daños.

Pese a esa ventaja incomparable, lograda gracias a la clarividencia de quienes hace unos diez años integraban el Comité de Cuenca, en Rojas se hace muy poco por el manejo hídrico, y ese poco que se hace se decide por intuición antes que de la observación racional de la realidad.

En ese marco se inscriben ciertas disputas entre Municipio y productores acusados de "inundar adrede los caminos". O algún parte de prensa "recordándole" a propietarios que las cunetas son "para desagote de la red vial y no de los campos". Expresiones nacida de la más pura ignorancia, opuesta a cualquier programación racional de obras hídricas basadas en el invalorable estudio del INA.

Como dato de color, cabe consignar que la Estación Experimental Pergamino del INTA se sumó a la iniciativa del antiguo Comité de Cuenca y comenzó a desarrollar un plan de trabajo basado en las conclusiones del estudio realizado por el Instituto Nacional del Agua. Hace muy poco se realizó la primera reunión, a la que asistió el doctor Juan Carlos Acuña (cuya preocupación por el tema es conocida y permanente). Nadie de la Municipalidad estuvo presente.

AGUAS QUE BAJAN TURBIAS

Como muchas veces se ha dicho, nadie pretende funcionarios que sean expertos en todo. Pero para eso existen las segundas y terceras líneas de gobierno, los asesores y las colaboraciones institucionales. Lo importante, lo realmente importante, es que cualquier línea de acción positiva, en el ámbito que fuere, sólo puede nacer de la voluntad política de hacer algo. Justamente lo que falta. En el tema hídrico, con seguridad; y también en varios otros.

Gear SA

Clyfer