Un tema recurrente...

Cada vez que se acerca el final de la temporada futbolística, hay una cuestión que siempre empieza a rondar los temas de conversación del ambiente del deporte más popular: dónde jugarán nuestros clubes el próximo año.

Hace algún tiempo nuestras instituciones decidieron formar el 4 Ligas junto a Pergamino, Salto y Colón, alianza que se rompió para pasar a formar parte de lo que se llamó 7 Ligas y que luego fue 6 Ligas porque Bragado, tras un año de "enamoramiento", se bajó de la unión regional, quedando Rojas, Chacabuco, Salto, Junín, Arenales y Colón como protagonistas de un certamen que es interesante en su concepto pero que, tras varias experiencias, adolece de los mismos problemas que cuando se fundó, inconvenientes que siguen latentes y que reflejan la poca capacidad de resolución de quienes conducen esta asociación deportiva.

El formato del 6 Ligas privilegia los cruces regionales y le ha quitado fuerza a los torneos locales, lo cual hace que las bases se vean resentidas porque en nuestro querido fútbol amateur los simpatizantes priorizan la vuelta olímpica propia y dejan en un segundo plano lo que pase cuando se enfrenta a otras ciudades. No porque esa parte del torneo no sea trascendente sino porque, por una cuestión de idiosincrasia deportiva, la celebración "casera" es más importante que la "regional", y esto se lo podemos discutir a cualquiera que intente hacernos creer que los clubes, no solamente los de nuestro medio, están profundamente enamorados del 6 Ligas.

Hace unos días desde un sitio web sáltense se mencionaba como posible la recreación de los certámenes en conjunto entre Rojas y Salto, con Colón como tercer posible integrante, pero desde la Liga de Rojas se ha manifestado que no existen contactos y que por una cuestión de respeto a los demás integrantes de la actual alianza, hasta que no se termine este calendario no se comenzará a hablar del que viene.

En el "juego" de definir el futuro, tiene mucho que ver lo que hace la Federación Norte, con fuerte presencia rojense, que en su momento presionó fuertemente para deshacer el 4 Ligas y ahora está enfrentada con el presidente de la Liga del Oeste, que se fue a la Federación del Sur y de hecho está suspendido por el Tribunal de Disciplina de FEDENOR.

Es decir que por un lado está la Federación Norte y por el otro la Liga Juninense con algunos de sus aliados, que no son tanto otras ligas sino algunos dirigentes que tienen peso (e intereses creados) en la Unión Regional. No vamos a entrar en muchos detalles de cosas que todo el mundo sabe, como decir que el fervor que algunos ponen en defender el 6 Ligas tiene que ver con algún "interés" económico, ni a hacer juicios de valor sobre la posición de las diferentes partes en una cuestión que año a año se pone sobre el tapete.

Lo único que queremos reiterar, porque ya lo hemos manifestado en muchas ocasiones, es que los clubes deberían estar más unidos que nunca, analizar cada una de las cuestiones y tomar la mejor decisión posible sin dejarse influenciar demasiado "desde afuera" para resolver algo que debe decidirse "adentro".

Traduciéndolo mejor: respetar la opinión de Federación Norte, que es el ente al cual Rojas está adherido, pero evaluar la situación concienzudamente, dejando de lado alguna mezquindad propia de la rivalidad para anteponer el bien común y así encarar 2015 de la mejor manera.

Si deciden seguir en el 6 Ligas, habrá que respetar su determinación, y si encuentran una alternativa distinta (no decimos mejor porque nunca se sabe qué ocurrirá), también habrá que defender a nuestras entidades y apoyarlas.

Gear SA

Clyfer