Pescadores, en época de resurgimiento...

Hace poco tiempo un nuevo grupo de rojenses, en mayor parte jóvenes, se ha hecho cargo de la conducción del Club Pescadores, una de las instituciones que toda la comunidad puede adoptar como propia, por eso de que no existe ninguna rivalidad deportiva que haga que unos la quieran y otros no, como puede ocurrir con otros clubes rojenses.

Sportivo es uno de esos ejemplos de los cuales, como hemos dicho, difícilmente algún rojense desee que le vaya mal deportivamente porque no hay otro que tenga básquet en nuestra ciudad, aunque marcamos esto solamente como un detalle que podría ser una diferencia en relación a otros como, por ejemplo, pueden ser Newbery y Argentino, o Carabelas y Unión, donde se sabe que existe un rivalidad que haría que muchos de una entidad no pasen ni a una cuadra de la otra y viceversa.

Pescadores es uno de esos clubes que despiertan simpatía para la gran mayoría de los rojenses, por no decir el total ya que habrá, seguramente, quienes no gusten del lugar o prefieren otro espacio para la recreación, cosa totalmente lógica por eso de que "sobre gustos no hay nada escrito".

La flamante dirigencia ha empezado a trabajar mucho en el amplísimo predio ubicado a la vera del río Rojas y de la ruta nacional 188, un énclave privilegiado, a la vista de todos los que pasan por Rojas, un espacio de muchas hectáreas indudablemente difícil de mantener por los costos que dichas tareas requieren pero que si se logra recuperar al ciento por ciento, puede ser un lugar llamado a transformarse en un centro turístico muy importante para la región.

Mucho verde, frondosas arboledas, vestuarios, baños, quinchos, parrillas y la pileta de agua salada (única en muchísimos kilómetros a la redonda, en realidad no tenemos noticias de otra por esta zona), son algunas de las comodidades que el club ofrece. Además, el río permite actividades deportivas diversas, entre ellas la pesca y el canotaje, como pocos lugares pueden ofrecer.

Quien esto escribe tuvo oportunidad de hacer una breve visita en la noche del sábado, comprobando que son varios los rojenses que se llegan a Pescadores para comer un asadito, tirar las cañas y pernoctar, eligiendo dicha entidad para pasar un fin de semana alejados del "ruido" y el calor de la ciudad, porque aunque parezca exagerado, mientras en el centro la temperatura era bastante sofocante, a la vera del río Rojas la brisa fresquita era anoche una caricia agradable para el cuerpo cansado de un calor impropio para esta época del año.

Con algunas excepciones e intentos que no han tenido mucho éxito, en gran parte porque desde la dirigencia política siempre se ha pregonado la importancia del tema pero se ha hecho poco, Rojas no ha sabido explotar los beneficios que puede deparar el turismo, una fuente de ingresos nada desdeñable a la que muchas ciudades le sacan el jugo, captando visitantes de muchas partes.

Pescadores tiene el potencial para transformarse en un epicentro turístico y para lograr los primeros pasos se han dado, a partir de la llegada de un grupo de gente pujante, con ganas de transformar el club. El próximo peldaño, más ambicioso, sería, a nuestro entender, lograr el interés de algunos inversores o encontrar la manera de generar muchos recursos para levantar una infraestructura que incluya, por ejemplo, algunas cabañas u otro tipo de alojamiento temporario para quienes deseen tener unas mini (o maxi) vacaciones en un lugar donde el canto de los pájaros, el ruido del agua que corre y del viento en la copa de los árboles y el respirar aire puro, está al alcance de la mano.

Gear SA

Clyfer