El clásico y la primavera...

El responsable de opinar de deportes en esta ocasión abordará algo de lo que habitualmente hace, pero también se saldrá del libreto para comentar algo que no tiene nada que ver con este ámbito.

El fin de semana fue bastante tranquilo deportivamente hablando y lo más importante tuvo que ver con el Seis Ligas, en especial con el clásico, que se jugó por cuarta vez en esta temporada, tal vez la última salvo que ambos logren seguir en camino hasta la final, cosa que puede pasar pero que no es tan sencillo de producir ya que son muchos los rivales que habrá antes en el camino.

Newbery y Argentino volvieron a encontrarse tras un triunfo para cada uno en el torneo local y el empate de la ida de los 16vos. de final del torneo regional. Esta vez fue en el estadio de los rojinegros, que disfrutaron de lo que debe ser su mayor alegría en lo que va de una temporada pobre en el certamen liguista, donde el equipo no logró acceder a la definición. Como muchos clásicos, no se jugó tan lindo pero hubo muchas alternativas y emociones, con un hecho determinante como fue la expulsión de un jugador visitante sobre la media hora del primer tiempo, episodio que favoreció la tarea de los newberystas, que terminaron ganando sin objeciones.

Los de Barrio Progreso pasaron a la siguiente instancia y mandaron a la fase de perdedores a un Argentino que cayó ante su tradicional adversario y que aún sigue vivo en el Seis Ligas, aunque con la mente fija en la final local, donde deberá definir el título con Carabelas, que marcha muy firme en el torneo zonal, siendo los rojos el otro club que hasta el momento también ha superado esta fase y continúa entre los ganadores del torneo.

Y como dijimos que nos íbamos a salir del libreto, queremos dejar abierta una inquietud acerca del tan anunciado "Operativo primavera" que anunció el gobierno local para tener control de los jóvenes en el sector del monte a la vera de la ruta 188. No hemos tenido noticias acerca de algún inconveniente, accidente o algo similar, cosas que por fortuna no habrían sucedido, aunque dudamos que en ello haya tenido que ver el plan preventivo.

Porque si bien se vieron algunos móviles policiales en la zona, no hubo ni noticias de un ordenamiento del tránsito o algo similar. A la altura de la estación YPF, un lugar estratégico y potencialmente muy peligroso, nada, y en la rotonda y un poco más allá, tampoco. Motociclistas sin casco y sin luz a la hora del regreso del festejo, cuatriciclos de todos los tamaños y colores circulando a velocidades inapropiadas, chicos cruzando la ruta en medio de un intenso tráfico, fue algo de lo que se pudo ver ayer en la zona.

Lo reiteramos: si no pasó nada no fue por el esmero con que se tomaron previsiones sino obra pura de la providencia divina, que a esta altura tiene más probabilidades de ayudarnos que lo que pueden hacer quienes nos "gobiernan".

Gear SA

Clyfer