La categoría olvidada...

El esquema de competencias de la Liga de Fútbol cuenta con seis divisiones, la primera, la reserva y las cuatro juveniles, aunque a la hora de tomar decisiones parecería que para los directivos de la entidad y de los clubes son solamente cinco. Hay una categoría a la cual se le da casi nada de importancia, como si tenerla fuera una cuestión de costumbre u obligación.

Algunos ejemplos son suficientes para llegar a la conclusión de que la que hoy se llama "reserva" sigue instalada solo para tener un preliminar los domingos del torneo local ya que cuando comienza el Seis Ligas, desaparece.

Se le ha cambiado el nombre en más de una cuestión y a partir de ahí es como que la división sufre una crisis de identidad. Fue en un momento libre a todo jugador y después se limitó a sub 23 con algunos "pasados".

Se le arma un fixture que ocupa medio año y el resto de la temporada se juega un "complementario", que son partidos amistosos con nombre de torneo oficial, o se busca algún encuentro con una liga vecina para completar el calendario. La pregunta que debe hacerse es por qué directamente no se estructura un certamen que dure todo el año, jugando de preliminar en el local y acomodando las fechas de acuerdo a las localías de los clubes rojenses en el Seis Ligas, pero que todo el año se juegue por los puntos.

Para completar los despropósitos, con cinco meses por delante hasta que termine este 2014, se programó la segunda final un jueves a la noche, en pleno invierno, algo que sonó a "juguemos para que se termine de una buena vez".

Merece decirse que la reserva es una categoría que sirve, y mucho. No es un relleno. Los técnicos de primera allí pueden dar fogueo a juveniles que pintan lindo pero todavía están tiernas para la división mayor, los lesionados que necesitan minutos pueden volver a agarrar ritmo de competencia y además esta divisional suma para lo que hacen las primeras ya que los entrenadores pueden garantizar entrenamientos más numerosos por tener dos categorías en competencia, cosa que no pasará de ahora en más porque, sin un campeonato a la vista, directamente la mayor parte de los futbolistas de reserva no siguen concurriendo a practicar, algo lógico si no existe ninguna motivación.

Se debe reinvindicar la importancia de la Reserva, jerarquizándola con torneos largos, buscando algunos cruces interligas en el final del año que sirva como incentivo extra y además para darle validez a un torneo cuya "legalidad" sigue siendo dudosa porque al tener solo seis clubes, no se encuadra en las normativas del Consejo Federal.

Gear SA

Clyfer