Importancia no siempre comprendida del Centro Universitario para la economía local

Se trata de algo que no todos entienden; y, la verdad, no importa mucho que no lo entiendan, mientras no interpongan obstáculos en el camino. Pero la realidad es que el "gasto" (inversión) que el gobierno municipal realiza para sostener el Centro Universitario es un importante generador de recursos para la ciudad, dinamizador del comercio y de muchas actividades productivas, y factor no sólo de arraigo sino de inmigración de jóvenes trabajadores desde las ciudades vecinas.

Ciertas miradas sobre el asunto pretenden reducir todo "al esfuerzo que la Municipalidad hace para que un grupo de chicos pueda estudiar sin irse de Rojas"; y uno, soldado viejo en estas lides, no puede menos que sonreír piadosamente. Pero la realidad es otra.

La Municipalidad invertirá en este año 2014 unos 300.000 pesos en el sostenimiento del Centro Universitario, provenientes del Presupuesto de más de 125.000.000 recientemente aprobado (finalmente será mayor).

Si nos restringimos únicamente a la Tecnicatura en Programación, advertiremos que como desde 2005, sigue siendo el principal soporte de la presencia en Rojas de la empresa Neoris.

La oficina Rojas de Neoris cuenta en la actualidad con alrededor de 40 empleados, y los datos que pudimos recabar indican que el salario de bolsillo, en promedio, podría considerarse rondando los 7.000 pesos.

Dado que la producción de esta firma se exporta en su totalidad, ya sea a otros países como a diferentes ciudades de la Argentina (pero no se vende en Rojas), una sencilla multiplicación indica que gracias al Centro Universitario y a Neoris llegan a la ciudad unos 280.000 pesos mensuales, esto es, (incluyendo aguinaldos) más de tres millones y medio de pesos al año.

Esa suma de dinero se vuelca a la economía local, porque quienes trabajan en Neoris son, en general, jóvenes que han formado sus familias en la ciudad, y aquí adquieren lo que necesitan para su alimentación, para vestirse y para el esparcimiento.

Esto deja dos cosas clarísimas, como se ha dicho, para casi todo el mundo: una, que por cada peso que la Municipalidad invierte en el Centro Universitario, llegan a Rojas más de diez pesos que dinamizan su economía interna; y dos, que siendo Neoris una empresa muy fácil de trasladar, la decisión de continuar invirtiendo en el Centro Universitario se torna una necesidad imprescindible.

El de los recursos humanos es el problema central, y lejos, para las fábricas de software en la Argentina de hoy. Se trata de empresas con una eficiencia asombrosa en cuanto a la relación inversión-producción. Un puesto de trabajo exige no más que una computadora "medio pelo" y una conexión a internet. De ahí la importancia, comprendida o no, de sostener el Centro Universitario.

Neoris no necesita planificar ningún megaoperativo de traslado para dejar Rojas y radicarse en Pergamino, Junín, o cualquier otra ciudad que le provea más recursos humanos, en calidad y cantidad. Podría hacerlo en una tarde y en colectivo. No obstante ese riesgo, cada año, la reapertura o no del Centro Universitario vuelve a discutirse como si sólo se tratara de dar una oportunidad a un grupito de estudiantes.

Este asunto, como tantos otros, exige que quienes toman las decisiones sepan advertir que una gestión de gobierno es muchísimo más que una sucesión de acontecimientos sociales.

Gear SA

Clyfer