El espíritu de Pirro, presente no sólo en la derogación vial

Sumamente acertada resultó la consideración del concejal Leonardo Armellini sobre la "victoria a lo Pirro" obtenida por el gobierno municipal cuando logró derogar los artículos sustanciales de la ordenanza que creó la Secretaría Vial.

El acierto de tal definición mueve a continuar reflexionando, y a tratar de determinar si esta forma de actuar quedó acotada únicamente al tema de la ordenanza vial, o bien si se trata del fundamento metodológico de toda una gestión. Y la respuesta a esa pregunta es que, efectivamente, estamos regidos por un gobierno pírrico.

El concepto de Armellini ("victoria a lo Pirro") está referido a una campaña realizada por Pirro, el rey de Epiro (una región de la Grecia antigua) a territorio de la península itálica. Allí logró vencer a los romanos en dos batallas terribles, pero el triunfo le costó tantas bajas que llegó a decir: -Una victoria más como ésta, y estoy perdido...

La sesión donde fueron derogados los artículos esenciales de la ordenanza 2689/02 fue apenas un ejemplo del carácter pírrico de la gestión de los hermanos Caso. La necesidad de reemplazar a dos concejales que, presumiblemente, no habrían levantado la mano en contra del "campo", da la pauta de que, tal como expresó Armellini, fue un triunfo a costa de sacrificar "soldados". Sumamente oneroso. Pero no son las únicas "bajas" que el vecinalismo local, "Encuentro por Rojas", "Agrupación 26 de Octubre", "Frente Renovador", o cual fuere el nombre de hoy, ha sufrido desde el 10 de diciembre de 2011.

Es un secreto a voces la reacción que ha venido creciendo hacia el interior del propio gobierno, en todas las áreas, debido a decisiones particulares mal recibidas en cada una de ellas; o inclusive en función de la falta de decisiones.

Pirro fue reconocido en su época como uno de los dos o tres mejores estrategas de guerra. Logró las victorias ya citadas ante los romanos, y antes había obtenido otras que le permitieron anexar territorios vecinos a sus dominios. No obstante, la falta de éxitos contundentes, significativos, relevantes, duraderos, motivaron una transformación decisiva en la composición de sus fuerzas: al principio fueron propias, fieles y leales; al final, mercenarias. Y sobre estas últimas no hay definición mejor que la de Maquiavelo: onerosas en la paz; inútiles en la guerra.

Para el vecinalismo gobernante, haber perdido transitoriamente dos "soldados" en el Concejo Deliberante es solo una anécdota. Mucho más grave es el éxodo de gente seria, capaz, que alguna vez se acercó porque pensó que se abría un espacio de participación en el que sería posible lograr cosas trascendentes, y terminó alejándose desilusionada; o bien no se alejó aún, justamente porque es seria, pero no se embarcará en una nueva aventura.

Metafóricamente hablando, no se percibe que esta gestión vaya a llegar a la próxima batalla electoral con otra tropa que no sea mercenaria; ni que el resultado vaya a ser distinto al del fin sufrido por el propio Pirro: guerrero de mil batallas, murió luego de quedar inconsciente por el golpe recibido en la cabeza cuando una anciana le arrojó una piedra.

Gear SA

Clyfer