Un domingo distinto...

Para quienes hacemos periodismo deportivo y para todos aquellos que gustan de ir a la cancha, el de ayer fue un domingo aburrídisimo, de esos donde hay que cambiar la actividad habitual de esos días y dedicarse a otra cosa...

Navegar por la Internet, mirar más tele, visitar a un amigo, estar más tiempo con la familia, dormir, las opciones son muchas pero lo cierto es que se extraña la “rutina” dominguera: levantarse tarde, almorzar y tipo tres salir para la cancha. Algunos a darle a la pelota, otros a dirigir los equipos, tres a impartir justicia (es una forma de decir porque últimamente los colegiados le están errando bastante), los periodistas a cubrir la información para volcarla a las páginas o comunicarla por el micrófono o la cámara, y la mayoría a alentar por el club de sus amores, o si son neutrales a ver lo que esperan sean un lindo partido...

Pero el clima conspira contra nuestras intenciones y no hay nada que hacerle. Contra la naturaleza, no se puede y como la lluvia empezó en la noche del sábado y siguió ayer durante todo el día, la Liga dispuso, con criterio, suspender la actividad. No es acertado jugar ya que más allá del estado de cada cancha, con más o menos barro, es riesgoso para los protagonistas e incómodo para el resto. Aunque la pelota ruede y se pueda hacer algo parecido a jugar, no vale la pena mantener la programación y lo mejor es pasarlo para el domingo que viene.

Así, el domingo se siente raro y es cierto: falta algo. Y lo que es peor aún: no habrá tema para la semana porque como no hubo penales no cobrados o cobrados mal, no hubo goles errados, no hubo cambios mal hechos, no hubo planteos acertados o estrategias erradas, no hubo tiros en los palos y ni goles de carambola.

Definitivamente habrá que hablar de otra cosa. De los partidos de Buenos Aires, con los hinchas de Boca y la despedida (¿) de Riquelme, los de River ilusionados con un título, los de San Lorenzo más ilusionados todavía con ganar la Libertadores y los demás cada uno con su momento, peleando arriba, el descenso o pensando en el equipo que su club armará para el próximo torneo.

Llueve, no hay fútbol, es un domingo diferente...

Gear SA

Clyfer