La Fiesta, un crisol deportivo...

En la noche del sábado y primeras horas del domingo se celebró una nueva edición de la Fiesta Anual del Deporte, tradicional cita de culminación de temporada que organiza la Dirección de Deportes con la colaboración de parte del periodismo local y que tiene como objetivo distinguir a los exponentes que sobresalieron a lo largo del año.

En esta ocasión la cita fue en el Teatro Italia, un espacio que en otras ocasiones fue utilizado para este acontecimiento y que mostró para una gran cantidad de gente sus renovadas instalaciones, especialmente el nuevo piso de madera que fue terminado de colocar hace pocas semanas y que ha remozado el hermoso edificio, un verdadero emblema arquitectónico de nuestra ciudad.

Fue la vigésimo octava vez que se lleva adelante la Fiesta del Deporte, que en esta oportunidad se complementó con reconocimientos del área de Turismo, no así los de Cultura. El año anterior se habían reunido los tres en una sola velada pero, por decisión del gobierno de turno, esta vez se dispuso separar lo artístico, que irá en fecha venidera, cuando lo disponga la Dirección de Cultura del municipio.

La FAD es, ante todo, el único momento donde todos los deportistas de todas las disciplinas pueden encontrarse. Basquet, futbol, tenis, bochas, automovilismo, boxeo, tenis, taekwondo, judo, voleibol, paleta, padbol, hockey y muchos más... todos los deportes reunidos en una misma noche, en la mejor expresión del potencial que Rojas tiene en este rubro dentro de su diversidad de actividades.

Menciones, premios especiales y cumbres son los premios que se otorgan, que en algunos casos, como expresa la canción identificadora de la fiesta, buscan en algunos casos servir de estímulo para quienes llevan poco recorrido, en otros reconocer a diversos hechos acaecidos a lo largo del año y en otros son de color plata, oro y cristal según la valoración que a cada resultado le dan los organizadores.

Criterio que puede ser compartido o no, que en la gran mayoría genera expresiones de satisfacción y que en otros provocan una sensación de inconformidad por considerarse algunos merecedores de alguna estatuilla de otro color, pero que en general son recibidos por los deportistas con agradecimiento hacia los responsables del evento, valorándose el tiempo empleado en recolectar datos, evaluarlos y decidir, además de todo los aspectos que tienen que ver con el armado de la noche, léase decoración, sonido, iluminación, números artísticos, etcétera.

Hay quienes preferirían que la FAD volviera a hacerse en los últimos días de diciembre y otros a quienes les gusta más esto de hacerlo antes de que comience el grueso de los calendarios del nuevo año, pero, sea cuando fuere, lo importante es que se siga haciendo y que los deportistas rojenses tengan su reconocimiento porque, más del condimento político que es insoslayable porque el organizador es el gobierno de turno, lo más subrayable es que la Fiesta del Deporte no se deje de hacer...

Gear SA

Clyfer