Ya recorrió la mitad del camino...

Ayer por la tarde el club Jorge Newbery completó su participación en la primera ronda del Torneo del Interior, venciendo por 4 a 3 a Porteño de Colón para terminar en el primer lugar de la zona 36 y de esta forma dar un buen paso hacia el objetivo que se ha trazado la entidad de Barrio Progreso en este comienzo del año.

Los rojinegros volvieron a esta competencia tras varios años de ausencia y con el antecedente de haberla disputado en varias ocasiones, con el antecedente más importante de haberse metido entre los mejores de la provincia, un dato que para muchos serviría solamente para la estadística pero que, analizándolo más a fondo, confirma el prestigio y respeto que el club ha sabido ganarse, de la misma forma en que se lo ha ganado el fútbol rojense con otras buenas presentaciones en este certamen.

Desde que se iniciaron los entrenamientos, cuerpo técnico y jugadores han asegurado que quieren dar un salto de calidad y conseguir el ascenso al Argentino B, un campeonato de otra relevancia, ahora no tan exclusivo porque el Consejo Federal ha ampliado los cupos pero sin dudas un torneo que comienza a perfilar a las instituciones en el camino a otras instancias como el Argentino A y, más arriba, el Nacional B que tiene en la zona a dos exponentes como Douglas y Sarmiento. Y no es que ya estemos pensando en que Rojas podría jugar allí porque sería muy difícil por una cuestión de volumen de población y economía local, pero pensar en trepar es siempre una buena señal de lograr una superación y pensar en algo más importante...

No solemos hacer análisis de planteos tácticos, esquemas y desarrollo del juego de cada equipo, por lo cual no hablaremos mucho de lo que ocurrió en la tarde de ayer domingo en el Esteban Balín, que en definitiva termina siendo una anécdota ya que el resultado está puesto. Lo que sí podemos decir, resumiendo los noventa minutos, es que los rojinegros hicieron méritos como para terminar tranquilos y que terminaron sufriendo muchísimo frente a un adversario al que Newbery, involuntariamente, le dio vida a partir de su quedo en la parte final del encuentro.

Pero ya pasó el susto, Porteño no empató, Newbery ganó y se quedó con el primer puesto, lo que le garantizaría (y lo decimos en potencial porque el reglamento no lo deja claro) un rival que sería el segundo o tercero de alguna otra zona y la ventaja de localía, al menos en esta primera etapa de los cruces de eliminación directa. Ahora no habrá mucho espacio para errores ni para las desatenciones porque con cada rival serán sólo dos partidos, uno en cada cancha, para definir el pase a la siguiente ronda.

El ascenso al Argentino B está a seis partidos de distancia, los mismos que ya jugó Newbery, con muy buen saldo en los números (4 ganados, 1 empatado, 1 perdido) y momentos de buen juego que el equipo deberá consolidar para ratificar sus sólidas pretensiones de pasar al siguiente nivel del esquema del Consejo Federal.

Gear SA

Clyfer