Las claves políticas de hoy (de interés, sobre todo, para opositores)

Al observar la historia es fácil advertir que los períodos de estabilidad se alternan con otros de crisis, y que los cambios sobrevenidos en estos últimos determinan las características de los primeros, a veces para bien, y otras no.

Los tiempos que hemos venido viviendo son de transición, y así es como mientras algunos han comprendido los nuevos rumbos históricos y adecuaron consecuentemente sus conductas, otros no lo lograron e insisten con anacronismos, distorsionando la marcha de las instituciones al tratar de encaminarlas hacia objetivos ya inexistentes.

Muchas veces también suelen confundirse las causas con los efectos, e inclusive inventárselas cuando no se las conoce. Existe un error habitual, y es el de atribuirle a ciertos sucesos causas puramente domésticas. Es muy humano esto: al ver un eclipse, supongo que la Naturaleza se ha enojado por alguna acción éticamente reprobable que he cometido; la causa soy yo. ¿Soy yo?

CAUSAS APARENTES Y VERDADERAS

Es habitual ver cómo se atribuyen equivocadamente orígenes puramente locales a los sucesos históricos. Por ejemplo, la Revolución de Mayo: pareciera que cierto día los patriotas se despertaron con ganas de formar un gobierno propio, y lo hicieron. Pero... en toda Latinoamérica ocurrió lo mismo, más o menos en la misma fecha... ¿coincidencia, o... habrá pasado algo a otro nivel, por ejemplo la caída del reino español a manos de los franceses?

También se le suponen orígenes locales a la última dictadura militar. La violencia política avanzaba, llegando a niveles alarmantes. Había una gran conmoción interior, la economía se desbocaba... y entonces los militares dieron el golpe. Pero... lo mismo pasó en todo el resto de América Latina... ¿otra coincidencia... o será que Estados Unidos se dispuso a poner en orden su "patio trasero", muy poco antes de la embestida final contra la Unión Soviética, la caída del muro de Berlín, y todo lo que ya sabemos?

¿Y la década de los '90? ¿Fue fruto de una banda doméstica encabezada por Menem que decidió vender el país... o más bien de que el mundo se afirmaba como unipolar y por todos lados se expandían las políticas propias del Consenso de Washington?

Y así podría seguirse con cualquier otro hecho histórico...

¿QUE PASA HOY?

Hoy la historia ha dado un nuevo giro. Ya se advierte que el mundo está dejando de ser unipolar. El mayor imperio que tuvo la Tierra, los Estados Unidos de América, se declaró impotente para repetir en Siria lo que había venido haciendo desde hace veinte años en todo el Oriente Medio. La crisis económica lo agobia, como a sus socios europeos. Y Latinoamérica se afirma como un continente, si bien de peso menor en la geopolitica mundial, con rasgos de independencia. Mientras, Rusia y China crecen.

LA DEMOCRACIA ES HIJA DE LECTURAS CORRECTAS

Quienes están convencidos de que una democracia fuerte necesita, entre otras cosas, de oposiciones serias (este columnistas es uno de ellos), advierten que hoy en la Argentina (Nación, provincias y distritos) hay grandes sectores políticos, otrora muy importantes, que no han logrado aún hacer una lectura correcta de los acontecimientos históricos actuales.

Esto es lo que conspira contra la salud institucional del país.

Que el peronismo tiene vocación hegemónica es indiscutible. Pero logra plasmarla, más por errores ajenos que por méritos propios.

Luego de diez años de gobierno, el peronismo sigue siendo la opción electoral más votada, y le lleva 15 puntos al segundo, según los resultados de las últimas PASO.

Pero el peronismo no gana a causa del clientelismo, ni de la demagogia, ni del populismo... nada de eso. Gana porque es el único sector político argentino que ha logrado hacer una lectura correcta del momento histórico mundial, continental, y por ende también nacional.

El grueso de la oposición aún insiste con postulados anacrónicos (o bien se embarca tras la prédica surrealista del oligopolio mediático), y así es como transcurre la vida institucional de la Argentina. No es el gobierno el responsable de su propia hegemonía ni de la baja calidad institucional. Es la oposición.

EL VOTO EN DEFENSA PROPIA

El electorado argentino, por suerte, no está formado únicamente por señoras y señores cuya vida transcurre en el living de su casa mirando TN. Hay empresarios, trabajadores, profesionales, personas con actividad independiente, comerciantes... todos los cuales conocen, en relación con el rubro en que se desempeñan, qué influencia tiene la situación mundial sobre lo que ocurre en su negocio.

Los mismos productores agropecuarios lo saben, y así es como Cristina Fernández de Kirchner ganó cómodamente las elecciones en Rojas, en el año 2011, a pesar de los discursos de barricada de la Mesa de Enlace. Entre la intención opositora (que hoy encarna el massismo) de aliarnos estratégicamente como socios menores con nuestros competidores (EEUU y su soja), o la política kirchnerista de abrirle las puertas a nuestros compradores (los chinos), la elección fue obvia. El recuerdo de los '90 no ha muerto. Y así ocurre en todas las actividades.

NO ES DIFICIL

Que todos los sectores políticos logren realizar una lectura correcta del momento histórico actual no es una utopía, sino un imperativo que al que puede llegarse simplemente prestándole oídos a la gente adecuada.

Este columnista no tiene ninguna duda de que la Unión Cívica Radical, por poner como ejemplo al partido opositor más importante, cuenta entre sus filas con muchísimas personas capaces de realizar esa lectura correcta y, sin apartarse del ideario propio del radicalismo, de elaborar una propuesta de acción adaptada a los tiempos históricos que corren. Ni siquiera se trata de reemplazar dirigentes, sino de convencerlos de que escuchen las voces indicadas. Y así el resto.

Como ejemplo de esto cabe recordar el bochornoso suceso vivido por Hermes Binner, cuando después de declarar alegremente que "de haber sido venezolano habría votado por Capriles", pretendió participar como si nada hubiera pasado en el Foro Social de San Pablo. Lo echaron. Obviamente. ¿Por qué? Básicamente, porque no entiende el momento histórico que vive el mundo. O no le importa.

Cuál es la lectura que debe hacerse, en qué consiste el cambio... son cosas que exceden absolutamente el propósito de esta nota. Ojalá sirva, eso sí, como un aporte destinado a que la gente preocupada por la política mire la realidad con ojos distintos... a fin de que todos, como argentinos y rojenses que somos, podamos diluir la hegemonía política de la que disfruta el gobierno discutiendo sobre bases sólidas, reales, y no sobre la fantasía interesada y absurda que plantea la única oposición eficaz que hoy existe: la de los medios concentrados de comunicación.

Gear SA

Clyfer