El gobierno nacional dio otro paso. ¿Llegará la hora del "Federico"..?

Fue publicado hoy en el Boletín Oficial el decreto firmado por el Ministro del Interior y Transportes de la Nación, Florencio Randazzo, que dispone la nacionalización de las líneas ferroviarias Belgrano Sur, San Martín y Roca.

La decisión, según consideran muchos, no es una medida aislada sino un nuevo paso hacia la estatización total de los ferrocarriles del país. Como se sabe, ya ocurrió lo mismo con las líneas Belgrano Cargas (la más extensa de la Argentina) y Tren de la Costa.

Para los argentinos, el ferrocarril es muchísimo más que un medio de transporte. Significó en el pasado la integración nacional, una herramienta fundamental para la construcción del país, y muchos sueñan (con razón) con que es posible recuperar el tren para que pueda seguir cumpliendo con esa trascendental tarea.

También para los rojenses es un asunto importante la recuperación del tren, sobre todo del ex Urquiza, que nos comunica con varias localidades ubicadas principalmente a lo largo de la Ruta Nacional 7, y nos vincula directamente con la Capital Federal. Hoy pasa por Rojas el Central Argentino, únicamente carguero; del viejo "Federico" todavía ni noticias... ¿llegarán?

Es verdad que el decreto de Randazzo publicado hoy no se refiere a este ramal; pero demuestra, como se ha dicho, que la intención gubernamental es recuperar el sistema ferroviario íntegro. Salta a la vista que poner los trenes en manos privadas no ha servido para ahorrarle al estado las sumas millonarias que sigue invirtiendo en subsidios, y a la vez ha privado al sistema de su utilidad estratégica de integración territorial y desarrollo.

Está claro que la vuelta del "Federico" depende en gran parte de los propios rojenses. A todos nos cabe manifestar nuestro interés en recuperarlo, de la manera que sea; y también elaborar proyectos coherentes y realizables, que colaboren con el objetivo último que es volver a ver al tren llegando a la ciudad.

Entre estos proyectos deberá estar, inevitablemente, la prometida pero siempre postergada construcción de la estación ferrovial a la vera de la ruta 188.

Hoy no resulta viable, ni necesario, volver atrás con lo hecho en el tramo de vías que va desde la ruta hasta la vieja estación, convertida en oficinas administrativas.

La infraestructura de la estación no existe como tal; su depósito es hoy el centro cultural La Minga; en el camino están el Puerto Seco y la Pista de la Salud; y finalmente, el absurdo terraplén que mantiene oculto un populoso sector de la ciudad.

Está claro que la construcción de la nueva estación, moderna y a todas luces más económica que la recuperación de la inexistente infraestructura antedicha, podría ser un primer paso muy importante para demostrar nuestro real interés en la vuelta del "Federico"; con el aditamento (no menor) de que podría trasladarse allí la operatoria de todas las empresas de colectivos, incluidas algunas que hoy no se detienen en Rojas para no tener que entrar a la zona urbana. Y las ventajas para el tránsito. Y para el Conservatorio de Música...

El Gobierno Nacional, como se ve, va cumpliendo con sus objetivos. Deberíamos nosotros, rojenses, comenzar a "hacer los deberes" con inteligencia para lograr, en este caso, algo anhelado por todos: la vuelta del tren de pasajeros.

Gear SA

Clyfer