Elecciones: oficialismo y oposición en busca de la mayoría en el Concejo

Las elecciones primarias del próximo domingo constituirán el primer paso que los distintos partidos y alianzas darán con el objetivo de lograr bancas en el Concejo Deliberante. Pero más allá de las metas individuales que cada uno se ha planteado, hay una cuestión que será central para el devenir de la administración municipal rojense en los próximos dos años: quién o quiénes obtendrán la mayoría.

El slogan elegido por el oficialismo, "un Concejo que ayude", expresa con sinceridad las intenciones de los funcionarios: lograr un Departamento Deliberativo que apruebe sin reparos las iniciativas del Ejecutivo, tal como viene ocurriendo desde hace alrededor de un año.

Porque algo debe quedar claro: el "Concejo que ayuda" es el actual, en el que los cuatro ediles oficialistas más otros tantos del otrora Frente para la Victoria (actual Kolina) constituyen mayoría propia.

Cabe recordar que esta situación es relativamente nueva. El bloque inicialmente conducido por Leticia Salez contó desde el inicio de la actual gestión municipal con cuatro ediles, siendo entonces minoría. Recién hacia fines de 2012 (es decir, cuando se cumplía el primer año de gobierno vecinalista) se materializaba el acuerdo con Kolina, lo cual significó para la administración encabezada por Martín Caso los ocho votos necesarios para aprobar sus iniciativas; y para la agrupación, la Secretaría de Desarrollo Social, aún ocupada por la abogada Aldana Aitta.

A fuer de ser sinceros hay que aclarar que desde hace algunas semanas la concejal (FpV) Carina Freitas, que estaba con licencia, volvió a ocupar su banca y no participa del acuerdo Caso-Kolina, ya que integra la agrupación "Unidos y Organizados". No obstante, el oficialismo aún conserva la posibilidad de dar fácil sanción a sus proyectos gracias al voto de desempate de la Presidencia, ocupada por el edil Omar González (Kolina).

¿COMO PODRIA MANTENER EL OFICIALISMO LA MAYORIA EN EL CONCEJO)

¿Qué es lo que ocurrirá el 10 de diciembre de este año? Para saberlo es necesario advertir primero qué concejales terminan su mandato.

El bloque de la Unión Cívica Radical, la primera minoría, cuenta hoy con cinco integrantes, de los cuales conservará tres después del 10 de diciembre.

La bancada oficialista tiene cuatro miembros, pero sólo uno culmina su mandato este año, por lo cual también mantendrá a tres en sus bancas hasta 2015.

La concejal Corina Cuitiño, integrante del Bloque Justicialista (unipersonal) culminará su mandato en diciembre.

El bloque del Frente para la Victoria (Kolina) perderá tres concejales, ya que únicamente la edil Carina Freitas tiene dos años más de mandato.

Por ende, quienes continuarán en sus bancas son tres radicales, tres oficialistas y uno del Frente para la Victoria.

Está claro que ni los radicales ni la edil kirchnerista mantendrán acuerdo alguno con el gobierno, más allá de que, como fruto del natural debate en el seno del Concejo, podrían eventualmente aprobar proyectos nacidos del Ejecutivo. Pero son, básicamente, opositores.

El oficialismo, por ende, necesita para mantener su mayoría en el Concejo algunos resultados electorales que, a priori, aparecen como muy improbables: obtener cinco bancas, o bien cuatro y disputar con éxito la presidencia del cuerpo.

Uno de esos escenarios es el que se constituiría a partir de dos únicas fuerzas llegando al "piso" para lograr bancas. El oficialismo debería ganar para obtener cuatro concejales, y luego tener éxito en la pelea por la presidencia, a fin de lograr el "voto desempate". O bien triunfar por una diferencia desmesurada para lograr cinco ediles (algo que en los últimos años sólo consiguió Norberto Aloé en 2003).

En caso de que tres o más partidos o alianzas logren bancas, la victoria oficialista debería ser por una diferencia muy importante. Cabe recordar que en escenarios de tres fuerzas relativamente parejas, en los últimos años el reparto de bancas fue de tres para el ganador, y dos para el segundo y el tercero; algo que hoy al oficialismo no le serviría para mantener la mayoría.

Está claro que los escenarios anteriormente planteados estuvieron basados en el supuesto de un triunfo oficialista. En una elección en la que los sondeos arrojan números muy parejos, e inclusive ligeramente desfavorables para el partido de gobierno, es evidente que la pretensión oficialista de mantener "un Concejo que ayude" (o mejor, "que apruebe a libro cerrado"), tal como el que tiene hoy, es muy difícil que se concrete.

Gear SA

Clyfer