Un poco de cada cosa es lo ideal...

"Todos los entrenadores hablan sobre movimiento, sobre correr mucho. Yo digo que no es necesario correr tanto. El fútbol es un juego que se juega con el cerebro. Debes estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado, ni demasiado pronto ni demasiado tarde" (Johan Cruyff).

Lejos de querer crear un nuevo tratado sobre el fútbol, siempre nos parece interesante rescatar algunas frases de gente que de este deporte sabe mucho, para analizar algunas cuestiones y volcarlas al ámbito local, que es amateur, con pocos recursos, que no se trata del Barcelona ni el Real Madrid, pero que en definitiva es lo mismo: fútbol.

En tiempos donde los futbolistas parecen atletas, no parece tan actual la frase de ese exquisito jugador holandés pero, por más que pase el tiempo, el concepto es clarísimo. La que debe correr es la pelota, no los jugadores, expresan quienes entienden de esto, idea sencilla pero difícil de exponer en el campo de juego y en el trabajo de entrenamiento de los planteles, en muchos casos repletos de ejercicios, kilómetros y kilómetros corriendo y... casi nada de pelota, cosa curiosa si las hay ya que, sin un balón, es imposible jugar al fútbol.

Es verdad que el estado físico marca diferencias en muchas ocasiones, a la hora de definir un partido, que es necesario que el cuerpo sea cuidado y esté bien preparado, de la misma forma que un entrenador debe dedicarle mucho tiempo a la técnica y la táctica. Porque corriendo se puede llegar a marcar a un rival y quitarle la pelota, pero si un futbolista no sabe cómo dar un pase el esfuerzo no sirve para nada. De la misma forma que si un futbolista le gana en velocidad a un rival pero cuando tiene la pelota en sus pies tira un centro que pasa veinte metros atrás del arco.

Se debe enseñar primero a parar la pelota, a dar un pase, a saber qué es un relevo, a la par de poner al futbolista a lograr el mejor estado físico. Ni hablar de las categorías infantiles y juveniles, en las cuales la prioridad debería ser enseñar y lograr que los niños y jóvenes asuman la mayor cantidad de conceptos para dotarlos de herramientas que les serán indispensables en el momento de salir a la cancha. Si el entrenamiento es divertido, mucho mejor, porque también se puede trabajar la parte física con una pelota de por medio...

A propósito de la importancia de ambos aspectos, Osvaldo Ardizzone decía en una nota que le hacían en 1986 sobre la labor del seleccionado argentino en el Mundial de Suecia:

“Nosotros teníamos un buen fútbol. Pero en nuestro fútbol, por el año cincuenta y ocho, no se tomaban recaudos en cuanto al cuidado del estado físico del jugador. Además faltaba competencia internacional, ya sea por la guerra o porque no estábamos asociados a la FIFA; habíamos perdido prácticamente el contacto con el fútbol de Europa. Es decir que fueron a Suecia gorditos... confiando en su habilidad natural, olvidándose que para poder prevalecer con esa habilidad también necesitaban el sustento paralelo de una aptitud física”.

Creemos que por ahí debe pasar la cuestión. Con la habilidad y precisión no alcanza, con ser capaz de aguantar noventa minutos corriendo, tampoco. Lo ideal, nos parece, es lograr un buen mix de ambas cosas...

Gear SA

Clyfer