Lo bueno, lo malo y lo feo...

Los domingos suelen ser, como es lógico porque es cuando hay mayor actividad deportiva, días en que se generan muchas noticias y, ocurridos los hechos, así se presenta la chance de brindar opinión acerca de lo que ha ocurrido en la jornada.

El de ayer no fue un domingo más por lo sucedido en Barrio Progreso, donde se enfrentaron Newbery y Argentino para dirimir uno de los finalistas del campeonato local de primera división, el clásico que siempre genera mucho interés y que en esta ocasión tenía el condimento de poner en juego una plaza en la lucha por el título, derecho que los rojinegros igualmente hubieran mantenido por haber ganado la etapa clasificatoria pero que indudablemente no iban a desaprovechar por el rival de turno. Hubo un partido donde Newbery se impuso dos a cero y eso debería ser lo único para reseñar, la estadística, pero cerca del cierre del juego se produjo un hecho que es poco frecuente en nuestras canchas pero que de vez en cuando se produce.

Faltando dos minutos y tras un cruce entre un jugador de cada bando, se armó una pelea generalizada entre integrantes de ambos elencos y cuerpos técnicos, que motivó la suspensión del encuentro porque Argentino iba a quedar en inferioridad numérica ya que el árbitro decidió expulsar a más de cuatro de esa escuadra (y también varios de Newbery pero no tantos como para ser menos de siete en cancha) pero como todos estaban muy calientes, mandó a todos para los vestuarios y el informe al Tribunal de Disciplina, donde serán unas cuantas las sanciones.

Una pena que todo terminara de ese manera porque todo va muy bien cuando corren, tocan la pelotita, gambetean, hacen goles, festejan unos y sufren otros, pero cuando entran en el terreno de la violencia, con trompadas, patadas voladoras y otras agresiones, la situación se sale totalmente de lo deportivo y es para lamentar...

*******

En el otro cruce, El Huracán logró conseguir el pasaporte a la final pero tuvo que sudar la gota gorda ante un Boca que parecía liquidado cuando los aurinegros ampliaron las ventajas (ganaron la ida 3-1 y en el comienzo del segundo tiempo metieron otro gol) pero que sacó el alma para intentar lo que parecía un milagro pero que no estuvo tan lejos, apenas a un gol de distancia de los penales.

El “Globo” no ha lucido como otros años, clasificó sin sobrarle nada pero logró dar otro pasito y se sabe que cuando El Huracán está en una final, es muy peligroso... La gente de Boca terminó enojada con el árbitro, al que le reclamó por no haber sancionado dos penales, pero la cosa no pasó de la protesta verbal. En la cancha, más allá de alguna acción de pierna fuerte, los protagonistas pelearon lealmente por llegar a la final, y eso sí es para destacar...

*********

Cambiando de deporte, para remarcar es el título obtenido por las jugadoras del Club Argentino en la Liga Nacional D. En Bahía Blanca marcaron diferencia sobre sus rivales y se quedaron el título y al ascenso, dando la vuelta olímpica para ratificar todo lo bueno que la entidad albiceleste viene haciendo en esta disciplina. Aplausos para el plantel, cuerpo técnico y dirigentes que trabajan para seguir haciendo crecer el hockey albiceleste.

También se debe poner en un sitial destacado a la primera de Sportivo, que, por el torneo de básquet de la APB, venció a Ricardo Gutiérrez, forzó un tercer partido semifinal y sigue dando batalla para meterse en la definición del “Apertura”, como ocurrió el año pasado.

Fue un domingo que tuvo de todo, lo bueno, lo malo y lo feo, como el título de la película...

Gear SA

Clyfer