Defender la gambeta y el firulete...

Luego de otro domingo sin fútbol por nuestros pagos y con el firme deseo de recuperar la actividad el que viene, la primera reflexión que se nos ocurre abordar tiene que ver con un partido jugado a miles de kilómetros de Rojas: la final de la Copa de Campeones de Europa. Un lujo por donde se la mire: el estadio, la organización sin fisuras, un partido interesante, la ceremonia de premiación, todo muy lindo y agradable para ver, casi una función de teatro por lo pulcro de lo que a cada instante se pudo seguir desde la televisión.

En el campo de juego, veintidós protagonistas que en su gran mayoría más que jugadores parecían robots programados, cada uno cumpliendo su función. Circulación de pelota precisa, control del balón impecable, velocidad, ritmo, intensidad pero... ni un caño, ni una gambeta maradoniana, ningún firulete para adornar alguna jugada, nada que rompiera el molde, salvo algunos chispazos de un par de futbolistas que "rompieron el molde".

Y no estamos diciendo que eso no sirve porque los números dicen otra cosa: ambos elencos alemanes eliminaron a los españoles, en los papeles de mejor juego y atributos más bonitos a la hora de manejar la redonda, que no pudieron con las divisiones Panzer de los germanos.

Pero también es lindo ver otras cositas en una cancha de fútbol, esas cositas que el superprofesionalismo se encarga de borrar en muchísimos jugadores que llegan al "top" pero que se mantiene viva en nuestras canchas, poniéndole sal a un fútbol que de tan estructurado pasa a ser desabrido, casi como se tratase de otro deporte.

Aunque sea aquí, en nuestro pequeño lugar en el mundo, no olvidemos esos "detalles" que entusiasman a todos: un "tubo", un taco, un sombrerito, un "chiche", un lujito que acompañe a una victoria, porque no decimos que es preferible eso a los tres puntos, pero nunca están de más...

*********

Volviendo al ámbito local, conocidas las decisiones del Tribunal de Disciplina del Consejo Federal, todo parece indicar que el domingo venidero empezarán las semifinales del certamen mayor.

La determinación del organismo de AFA produjo modificaciones y habrá clásico Newbery-Argentino por un lado y duelo Boca-El Huracán por el otro. Serán dos encuentros en cada caso para determinar los finalistas (si igualan en puntos y goles se define por penales) y los que pasen dirimirán la segunda parte del campeonato. Si Newbery gana esta instancia será campeón pero si no puede, será necesaria una finalísima con el mejor de este mini torneo de cuatro equipos.

Las fechas hasta el comienzo de la fase regional alcanzan para esta fase, siempre y cuando no haya suspensiones por lluvia o cualquier motivo, pero si se necesitan otros dos partidos, habrá que pensar en jugarlos luego de la etapa integrada, siempre y cuando el 6 Ligas lo acepte, aunque sería lógico pensar que no debería haber inconvenientes para aceptarlo.

Gear SA

Clyfer