Jóvenes que andan rápido y se destacan...

De la amplia gama de expresiones deportivas que se desarrollan en Rojas, el automovilismo es, sin dudas, una de las más destacadas. Permanente generadora de alegrías a partir del logro de títulos en distintas categorías, la principal disciplina "tuerca" tiene en nuestro medio gran cantidad de adeptos: a los que se sientan detrás de un volante para conducir los autos, los navegantes que con sus indicaciones guían a los pilotos en los difíciles caminos del rally, los mecánicos, los auxiliares de los equipos, los que hacen el asado, el público que asiste a cada competencia...

Todos forman parte de una familia que hace del deporte automotor una amalgama de velocidad, destreza, pasión y el sonido de los motores, que es la mejor sinfonía para quienes aman esta disciplina... Y, lo que es muy bueno también, los ex corredores siguen, en su gran mayoría, ligados al deporte de una u otra manera, por lazos familiares, de amistad o solamente de fervor por el automovilismo, están a la vera de los trazados, alentando y dando consejos a los más jóvenes que forman la nueva legión de exponentes...

A ese punto queremos llegar en esta editorial, insistiendo en un tema que alguna vez hemos abordado a la hora de hablar del futuro de nuestro deporte, que en el caso del automovilismo cuenta con varios nombres para remarcar.

Sólo por nombrar a algunos y sin pretender hacer una lista completa, se pueden mencionar, por ejemplo a los hermanos Martínez y Joaquín Alvarez en los zonales, a Marcelo Alunno en la Fórmula 4 y a Nicolás Díaz en el rally nacional.

Precisamente "Nico" acapara al atención este fin de semana, y no porque lo conseguido sea algo excepcional. Todo lo contrario. Haber conseguido la mejor labor en lo que va de su experiencia en la categoría principal del rally no es producto de un golpe de suerte, es el premio a un joven que se esfuerza, que entrena, se preocupa por mejorar cada día y que ha sabido sobreponerse a los momentos complicados, esos que para otro hubieran significado poco menos que el final de su carrera.

El rojense obtuvo un resultado destacadísimo en una nueva fecha del Rally Argentino, subiéndose al segundo lugar del podio entre los Maxi Rally, donde están los mejores del país, que aquilatan méritos más allá de las fronteras argentinas y con quienes Nico peleó palmo a palmo, defendiendo su lugar con tesón y calidad para ocupar un lugar sobresaliente en las noticias de este domingo.

En 2012 Nico protagonizó un accidente que aún hoy hiela la sangre cuando se mira el video, un hecho que duró unos segundos pero que significó perder practicamente todo el año para hacer otro auto y reinsertarse en la categoría.

Pasó el tiempo, Nico regresó y hoy se luce entre los de elite, aunque a esta altura lo más justo es decir que el rojense ya es un piloto de jerarquía, no un infiltrado entre los mejores, sino uno de los mejores.

"La velocidad se compra", se ha escuchado decir como una simplista descripción de lo que significa andar rápido en un circuito. Puede que en parte sea cierto. Lo que no se compra es la capacidad para conducir un auto de carrera, para combinar acelerador, freno, embrague, caja de cambios y volante de una manera excepcional, condición que ni un millonario podrá adquirir.

Y esas son las aptitudes que, como varios jóvenes pilotos que conforman la nueva ola tuerca rojense, "Nico" tiene de sobra...

Gear SA

Clyfer