Oro joven, futuro promisorio

En la noche del sábado-madrugada del domingo, se concretó una nueva edición, la vigésimo séptima, de la Fiesta del Deporte, que en esta ocasión y tal cual sucedió el año anterior, incluyó reconocimientos de las áreas de Cultura y Turismo.

La tradicional cita, que antes era findeañera y ahora se hace en el comienzo del año siguiente, tuvo muy buena repercusión ya que alrededor de un millar de personas llenaron Sportivo para disfrutar de una noche llena de premios (más de cuatrocientos) y de espectáculos artísticas muy interesantes, que se amalgamaron para llevar adelante un programa extenso, de más de cinco horas de duración, pero que terminó resultando agradable.

La Fiesta del Deporte es, sin dudas, una gran síntesis de lo sucedido en todo un año de competencias, en este caso el 2012, con algún olvido que pueda suceder y uno que otro premio que pueda discutirse, pero que sin dudas representa una cita ineludible en el calendario deportivo, la coronación de una temporada con premios de todo tipo.

Como dice la marcha de la FAD, escrita por el recordado periodista Alberto Correa, "esta es la fiesta que estimula a los insinuados, que consagra a los destacados y sugiere mejorar a otros más", y con esa tónica se entregan menciones a las divisiones menores, premios especiales y los preciados Cumbres, los de plata a los mejores de cada deporte que los organizadoras hayan considerado merecedora de terna, y el de Oro al mejor del año.

En gran parte de los últimos años el premio mayor ha caído en manos de los jóvenes: los juveniles de la Selección de Fútbol que fue subcampeona nacional, los basquetbolistas Mariano Solé y Mateo Marziali, y en esta oportunidad Sabrina Mai, representante del taekwon-do que tuvo un año impresionante, coronado con seis medallas y el premio a la mejor competidora en el Mundial de Canadá.

Sabrina es una delicia de persona por donde se la mire. Simpática, respetuosa, siempre con una sonrisa a flor de labios, exhibe dones humanos superlativos en su relación con los demás. Claro que con eso no alcanza para llevarse el Cumbre de Oro, para el cual se toman en cuenta sobre todo los resultados, pero bien vale remarcar su manera de ser, que complementa sus aptitudes no sólo para el arte marcial que practica – de esa forma excelente – sino en otros deportes porque el año pasado fue medalla de bronce en tenis de mesa en los Juegos Bonaerenses, además de ser muy buena jugadora de fútbol y básquetbol.

Sabrina es parte de una verdadera legión de jóvenes de quienes no es justo decir que pintan bien, porque ya son una realidad. Luciano Fioravanti, los hermanos Martínez y Marcelito Alunno en el automovilismo, los hermanos Sánchez y Bocha Lúquez en boxeo, Felipe Fernández en básquetbol y las excelentes exponentes del hockey que no paran de ganar campeonatos, son algunas de las joyas de nuestro deporte que ya son protagonistas de grandes logros para nuestro medio. La lista es más larga pero para muestra, basta con algunos...

Pasó otra Fiesta del Deporte, donde hubo música, humor, premios y la linda sensación de comprobar que con tantos buenos exponentes, el futuro deportivo local está asegurado...

Gear SA

Clyfer