¿Por qué el Vea vende más caro que la Cooperativa? (Alimentos: otro oligopolio para desarticular)


El de los alimentos, y productos de primera necesidad en general, es otro de los monopolios contra los que hay que pelear, aunque en este caso las herramientas con que cuenta la ciudadanía no parecen ser las más aptas, y se hace necesaria la intervención estatal para poner fin a sus prácticas nefastas. En este caso puntual, se trata de un oligopolio.

Lejos quedaron los tiempos en que el reclamo de la Cámara de Comercio para que cesara la habilitación de supermercados foráneos estuviera fundado en "las ventajas comparativas" de que esos establecimientos, por su magnitud, disfrutaban en comparación con el "comercio de proximidad" local (el almacenero).

Tal argumento, lógico y razonable, ponía de manifiesto las ventajas que existían para las grandes cadenas, que por el volumen de sus compras obtenían precios y formas de pago muy ventajosos, en relación con lo que le sucedía al almacenero del barrio. De tal manera, los supermercados importantes podían ofrecer a sus clientes precios más bajos que los del resto, y de esa manera la competencia era desleal y provocaría la desaparición del pequeño comercio.

Todo eso es historia. Cualquiera puede comprobar, y desde esta columna invitamos a todos a que lo hagan, que los precios que cobran las grandes cadenas (incluidas las radicadas en nuestra ciudad) son sensiblemente superiores a los de comercios de otro tipo.

Para entrar en el tema concreto, deberíamos recordar que el supermercado de la Cooperativa de Carabelas, que cuenta con tres locales (uno en Rojas, otro en Carabelas y un tercero en Ferré), siempre tuvo fama de vender productos de excelente calidad, de primeras marcas, pero era caro. Sin embargo, una sencilla comparación entre "la cooperativa" de Rojas y el Vea que está en Pueblos Originarios y Presidente Perón, permite advertir que un mismo producto, igual marca, presentación y cantidad, puede costar en el Vea un 30, 40 o 50 por ciento más.

A esta altura de la nota, hay algunos datos que considerar. En la Argentina, el mercado de los productos de primera necesidad (alimentos, limpieza, etc.) está tremendamente concentrado. Sólo tres grupos, que son Cencosud (Vea, Disco, Jumbo); Carrefour (bocas propias, Norte, Día, y la recientemente absorbida Eki); y Coto, facturan más del 70 por ciento de las ventas.

Cencosud, considerando únicamente los Vea y Disco (Jumbo es un híper), manejaba el año pasado unos 225 locales comerciales, entre los que el de Rojas es de los más humildes. ¿Cómo se entiende que un grupo que cuenta con semejante estructura venda mucho más caro que otros como el de la Cooperativa de Carabelas, que sólo tiene tres bocas de expendio? La respuesta no es sencilla, pero para encontrarla hay que empezar a considerar que tal conducta no responde a una lógica puramente económica, sino que entra a tallar también la política.

Estos grandes grupos configuran un oligopolio, que no sólo está en condiciones de obtener ventajas por su gran volumen de compra (tal como se denunciaba antaño), sino que hoy tiene además la capacidad de imponer precios y condiciones de pago a los productores. Si junto a esto se considera que venden considerablemente más caro que el pequeño comercio, entonces vale concluir que sus ganancias son siderales, mientras cumplen con el objetivo político de generar inflación. Ya se sabe que los alimentos, y productos de primera necesidad en general, son los que más pesan en la determinación de ese índice, e influyen decisivamente en el humor social, en la "percepción inflacionaria".

Todo esto es difícil de creer para quien no está habituado a comparar precios, y por eso es que reiteramos la invitación a que lo hagan: Vayan a la cooperativa, anoten lo que cuestan los productos que compran habitualmente, y luego comparen con el Vea. Se sorprenderán.

Es evidente que para frenar este verdadero saqueo que está sufriendo todo nuestro pueblo, y Rojas no es ajeno, es necesaria la intervención estatal en todos sus niveles.

Es verdad que la radicación de nuevos locales es legal, no está prohibida por las reglamentaciones vigentes. Pero siempre se podría interponer, ante ese tipo de situaciones y mientras se trabaja en la reestructuración de la normativa, alguna de esas cautelares que duran diez años, para impedirlas... ¿o para esto no hay?




*******

ACLARACION: Los supermercados chinos no han sido mencionados en la nota, porque por el momento su incidencia dentro del mercado es insignificante, comparada con la de los grandes grupos mencionados. No obstante, la necesaria democratización del sector deberá contemplar a todos, incluidos los comerciantes orientales.

*******

ACLARACION Y AGRADECIMIENTO: Desde El Portal de Rojas agradecemos las felicitaciones recibidas de parte de gente que integra la Cooperativa de Luz y Fuerza Eléctrica de Rojas por la nota editorial del miércoles pasado, "Clyfer vs Bertuletti - Clyfer vs Cablevisión: Situaciones idénticas, distinta respuesta popular", y cumplimos en aclarar que la acción realizada por Cablevisión en forma directa y particular contra la Clyfer no es de orden judicial, sino una presentación ante el organismo de Defensa de la Competencia que, no obstante, ha cumplido con el objetivo de demorar la entrega de la licencia de TV, tal como se afirma en el editorial.

Gear SA

Clyfer