Como nunca, los clubes ya piensan en el año próximo...

Cuando recién ha terminado la temporada y parecería que los dirigentes, jugadores y simpatizantes parecieran entrar en un período de lógico descanso, en los clubes ya se empieza a trazar el próximo año deportivo, y eso es desde todo punto de vista una buena noticia porque deja en claro que todos quieren hacer las cosas con tiempo y no andar de apuro en marzo del año que viene buscando técnicos y jugadores.

Haciendo un rápido repaso por los clubes locales, Boca ya ha designado a Nicolás Mangione como técnico, El Huracán sigue con Omar Fachile, en Argentino suena muy fuerte el nombre de Roberto Scarano y Carabelas le dará continuidad a Horacio Malmoria.

De las seis entidades que tienen elencos de la división mayor, solamente Newbery y Juventud aún no han informado quienes serán los responsables de sus equipos y esto tiene que ver también con las inminentes asambleas que estas instituciones realizarán en las próximas semanas para cambiar sus comisiones directivas.

Más allá de un análisis profundo sobre la realidad económica, es una realidad que el entusiasmo está en un punto muy alto y ser campeón de nuestra Liga ha recobrado la dimensión de años anteriores. Porque si bien es cierto que siempre dar la vuelta olímpica ha sido el máximo objetivo, en el ambiente se respira una mayor motivación para inscribir el nombre del club de los amores en la galería de dueños de titulos, que encabeza Argentino con 17, aunque los albicelestes hace más de una década que no lograr festejar.

El Huracán ha sido el dueño de las últimas temporadas, con cuatro campeonatos en seis años, y es el rival a vencer por el resto, que solamente ha logrado cortar la seguidilla con Juventud en 2008 y Newbery en 2010.

La realización del torneo Nocturno ha potenciado la ansiendad por armar los planteles, porque si bien el certamen no será válido en la pelea por el campeonato de 2013, representará una linda prueba para saber donde está parado cada club.

En el momento de armar los planteles, se vislumbran salidas e incorporaciones por todos lados, algunas con mayor resonancia que otras pero todas con la mira puesta en conseguir el campeonato del año venidero.

En este armado de las escuadras, sería importante que las instituciones den lugar a los valores propios, brindándole la chance a los más jóvenes para mostrarse en la categoría superior y así tener una base firme a los próximos años. La otra opción es traer una legión de jugadores que en los papeles den más chances pero que no garantizan el título y sí mayores gastos.

El que logre los mejores resultados con el presupuesto más bajo encontrará la mejor ecuación a la hora del balance del año que vendrá y de lo que se haya gestado poniendo la mira en el largo plazo.

Gear SA

Clyfer