Alberto Perassolo desnudó la peor falencia del gobierno de Rojas: su aislamiento

¿Qué duda podría caber sobre que la nominación de Alberto Perassolo como "ciudadano ilustre de Rojas" fue una acertadísima decisión del Concejo Deliberante?

Cada ciudad elige cuál es el perfil de ciudadano a imitar, y así como en algunos lugares reconocen a cantantes cuyo valor principal es haber vendido una cantidad grande de discos, en otros, como en Rojas, se ha decidido resaltar los valores de personas como Alberto, que se destacan en el arte, la ciencia o el deporte, siempre con la mirada puesta en el mejoramiento de la comunidad.

Fundador y director de la Agrupación Coral durante más de cincuenta años, Alberto Perassolo ha sido mucho más que un músico: fue, y sigue siendo, un ardiente defensor de sus ideas, que tienen valor en sí mismas y no se limitan a lo estrictamente musical, sino que tienen mucho que ver con todo aquello capaz de formar mejores seres humanos.

El viernes pasado, desde la banca abierta de ese mismo Concejo Deliberante que algunos años atrás lo declarara "ciudadano ilustre", Perassolo alzó la voz para hacer escuchar varios reclamos, y uno de ellos, a juicio de este columnista, es central y debería ser atendido sin dilaciones por quienes tienen el deber de conducir adecuadamente los asuntos públicos.

"Yo le pido al Intendente que nos convoque", fueron las ocho palabras que alcanzaron para desnudar la que, muy probablemente, sea la falencia más grande y origen de todas las demás, que exhibe hoy el gobierno de Rojas: la ruptura de los lazos con toda organización social preexistente, y la pretensión de reemplazar esas estructuras con otras nuevas, integradas por gente inexperta y que muchas veces ni siquiera cuenta con la vocación necesaria para cumplir con los fines requeridos.

LO "POLITICO" VS. LO "SOCIAL"

Las entidades arraigadas en el seno de nuestra comunidad, llámense ONGs, instituciones, fuerzas vivas, etc. (cada cual puede ponerles el nombre que le parezca más conveniente), gozan de una salud y una vitalidad que está años luz por encima de lo que pueden exhibir las estructuras políticas.

Esto venía siendo entendido por todos los gobiernos locales que hubo desde 1983, y por eso siempre se dio participación, en mayor o menor medida, y siguiendo los lineamientos pretendidos por cada administración de turno, a las organizaciones de la comunidad.

Eso cambió al asumir el gobierno actual. Las puertas de la Municipalidad se cerraron, y toda esa organización que a Rojas le había costado décadas construir, quedó desplazada, subordinada, reemplazada por grupos de personas que no cuentan ni con los conocimientos, ni con la experiencia, y muchas veces ni siquiera con ganas de realizar la labor que las instituciones siempre cargaron voluntariamente sobre sus espaldas, sin cobrar un peso y, en ocasiones, poniendo dinero de los bolsillos de sus integrantes.

¿Es posible, en una ciudad como Rojas, diseñar una política cultural dejando fuera a la Agrupación Coral, al TAFS, a artistas plásticos que gozan de reconocimiento nacional e inclusive en el extranjero..?

¿En qué cabeza cabe que se puede conformar una Junta de Defensa Civil sin permitir la participación de los Bomberos Voluntarios, única entidad que conoce sobre el tema en Rojas, tal como denunció su presidente desde la banca abierta del HCD?

¿Cómo entender que se lleve adelante una política de desarrollo universitario ignorando a la ADeUR, una entidad con ocho años de experiencia en la organización de este tipo de actividades, y que puede exhibir un logro que sería la envidia de muchos municipios argentinos: la radicación de una empresa que brinda 40 puestos de trabajo calificado, mientras el gobierno local se jacta de conseguir empleo para rojenses en otra ciudad?

¿Se puede organizar una campaña de eventos para terminar la guardia del hospital prohibiéndole participar a la Cooperadora, que desde hace más de treinta años trabaja en ese sentido, y reemplazarla por una entidad fantasma que otorgue legalidad a acciones que la Municipalidad no puede realizar, como cobrar entrada para un espectáculo público y vender choripanes?

El de Alberto Perassolo no es, por ende, un reclamo original; pero por el peso social de quien lo expresa, se convierte en un llamado imposible de ignorar.

EL "PERFIL CULTURAL" DE ROJAS

Las palabras de Perassolo fueron aún mucho más profundas que lo expresado anteriormente: reclamó que la gente de la cultura sea convocada, pero con un fin muy claro: aprovechar el perfil cultural que tiene Rojas, superior inclusive al de ciudades más importantes en cuanto a cantidad de población, para desarrollar el distrito y "curar" unos cuantos de los males que padece nuestra sociedad.

Ese desarrollo social bien entendido, en el marco de todo lo dicho por el director de la ACR, es algo que el gobierno de Rojas debería tomarse muy en serio, escuchando las voces con experiencia que reclaman ser oídas, y cambiando la actitud de aislamiento que lo ha caracterizado desde el mismo día de su asunción.

Está muy claro que esos males sociales nacen de la marginalidad, de la exclusión, y que luego se traducen en fracasos personales y en delincuencia. Ante esto, hay dos caminos posibles: el que emprendió el gobierno municipal, de poner cámaras para vigilar a los excluidos, identificarlos y castigarlos cuando se pongan a delinquir; o la que planteó Perassolo: utilizar a la cultura como vehículo de inclusión social, con lo cual podremos ahorrar en cámaras, patrulleros, armas y policías, y por añadidura, formar mejores seres humanos.

Si pudieran compararse ambos postulados en una balanza, no cabe ninguna duda sobre cuál se impondría por su propio peso, y cual se desintegraría solo, víctima de su propia vacuidad. Todavía estamos a tiempo; pero los minutos, las horas y los días que pasan, no regresan jamás. No habrá otro miércoles 5 de diciembre de 2012. Por eso es tan importante que quien deba oír, que oiga; y que lo haga ya.

ACLARACION NECESARIA

En esta nota se habla de "el gobierno" como si se tratara de una unidad monolítica, lo cual no es verdad.

El gobierno de Rojas está formado por muchas personas, algunas de las cuales sin dudas se sentirán molestas al leer estas líneas, y otras estarán de acuerdo, total o parcialmente.

Por eso es necesario aclarar que el presente artículo no es una mera crítica, sino un llamado a la reflexión, entendido como un aporte que puede servir para generar un debate fructífero que lleve, a su vez, a tomar otras decisiones, corregir rumbos, modificar lo que fuere necesario para llegar más rápidamente al objetivo que sin dudas todos compartimos, y es tener un Rojas cada día mejor.

Gear SA

Clyfer