Vamos los pibes...

Últimamente se ha hecho muy popular el cantito tribunero “Vamos los pibes...”, un reconocimiento de los simpatizantes en aquellos casos de equipos de divisiones superiores que utilizan a juveniles para lidiar con rivales de mayor edad, contraponiendo las ganas de la juventud al mayor rodaje de los experimentados.

Nuestra opinión de la fecha no se ajusta a eso pero el título le cabe, a nuestro entender muy bien, a lo hecho por el equipo de la categoría U-17 de Club Sportivo, que jugó contra un rival de edades similares pero que confirmó, por si hacía falta, el gran potencial que hoy tienen las categorías menores de la entidad de Alem y Paso.

Tras la salida de su máxima figura, Mateo Marziali, jugador de selección nacional que emigró a otra institución, muchos podrían haber creído, con fundamento, que la categoría perdería chances de meterse en la pelea por el título en la Asociación Pergaminense de Básquetbol, pero no fue así. Otros que ya habían mostrado sus aptitudes se hicieron cargo de las mayores responsabilidades y terminaron de “explotar”, mostrando sus condiciones de la mejor forma para volver a poner a la institución tricolor en lo más alto de la competencia.

Entrar a analizar nombre por nombre sonaría en cierta forma un poco injusto porque cada uno hizo su aporte, pequeño, mediano o grande, para otra alegría de la gente del básquetbol local. Pero también sería indebido no subrayar la tarea de tres jugadores que marcaron diferencias en la segunda final ante Sirio, en un partidazo que se definió en suplementario, donde se jugó muy bien ante un gran marco de público. Felipe Fernández, Patricio Rossi y Augusto Aguer ocuparon el lugar más alto en un imaginario podio, aunque, como quedó dicho, cada integrante del plantel entregó lo mejor para alcanzar el objetivo.

No es casualidad esto que tiene sucediendo con las inferiores sportivistas ya que a las vueltas olímpicas que han dado en estos últimos años, se suma un hecho inédito en este 2012: Sportivo no sólo es campeón de sub 17 sino que está en la final de sub 13 y 15, habiendo logrado meter a tres de cuatro divisiones en la pelea por el primer torneo de la temporada.

La tarea iniciada hace varios años, cuando el juninense Gabriel Paolín arribó a Rojas para jugar y hacerse cargo de los juveniles, ha sido continuada por Enrique Morais, quien es en la actualidad el responsable de la parte táctica y técnica. A “Caballo”, de la misma forma que en su momento al “Gordo”, hay que darle mucho mérito porque se puede tener un buen grupo de jugadores, una generación donde coincidan varios talentosos, pero lograr esta continuidad en lo más alto de los certámenes de la APB no es fruto de la casualidad.

“Cuando se logra un objetivo, ya se debe estar comenzando con otro. De lo contrario no sirve“

Esa frase bien podría ser el lema del básquetbol de divisiones formativas de Sportivo, donde estos años están siendo de cosecha permanente.

Ganan torneos y si no lo hacen, son protagonistas de los partidos decisivos. Entrenan mucho y, algo que no pasa tanto en muchas disciplinas, una buena parte de los pibes son genuinos de este deporte, no hacen otras actividades, centrando todo el esfuerzo y concentración en jugar cada día un poco mejor con la anaranjada y el aro.

Es muy bueno lo de Sportivo, sobresaliente la tarea de sus jugadores (de inferiores y de primera, que perdió ajustadamente las finales) y sólido el concepto de que sin una base firme, no hay futuro...

Gear SA

Clyfer