Sin buena competencia, es difícil crecer...

La única manera de superarse es decidirse a afrontar nuevos desafíos, poner más alto la vara y trabajar para alcanzar nuevos objetivos. No por repetidos estos conceptos dejan de tener vigencia, y a la hora de analizar la actualidad de las actividades deportivas, caben muy bien para trazar un panorama.

Lo concreto es que, hablando de fútbol, se nota un estancamiento en la marcha de las divisiones menores. Después de varios años jugando con los vecinos de Salto, lo que daba la posibilidad de medir fuerzas con otros clubes de una liga de buen nivel, en este 2012 se tomó la decisión de jugar cada uno por su lado, un poco por las pocas ganas de los clubes locales y más porque los vecinos no estaban convencidos de continuar. Sigue vigente la chance de encontrarse a fin de año en una suerte de finales regionales con los mejores de cada lugar, aunque de manera mucho más acotada que en la temporadas anteriores.

Ante esta situación, y si bien hubo algún sondeo para tentar a otra liga vecina para armar algo, se determinó volver al viejo formato y jugar un torneo que es de entrecasa, con solamente tres clubes que presentan todas las categorías y marcada diferencia de nivel entre el grupo que pelea el título y los demás, lo cual hace que el nivel de competencia siga disminuyendo, con el agravante de que en algunas divisiones no están todos y los pibes pasan muchos sábados sin jugar.

Un fin de semana sí, otro, dos seguidos y dos de descanso, un partido parejo y otro con una goleada a favor o en contra, terminarán por sacarle motivación tanto a entrenadores como a jugadores porque competir es una parte fundamental del desarrollo de un deporte, idea que otras disciplinas han entendido mucho mejor, teniendo a sus cultores sin interrupciones a la hora de medirse con otros exponentes.

No pasa un sábado o domingo sin que tengan un viaje, un torneo, un encuentro amistoso, lo que sea, pero la premisa es que los chicos no se aburran y mantengan la atención no sólo en los entrenamientos sino en los compromisos “por los puntos”.

No es sencillo encontrarle la vuelta en el caso del fútbol y quizás no estaría mal replantearse la conformación de las divisiones, que ahora son de una categoría en las dos más pequeñas (octava y séptima), con lo cual a muchas instituciones se les hace difícil juntar la cantidad de pibes que asegure poder tener el equipo armado todo el año.

Sobrevoló por la mente de algún dirigente aumentar el número de categorías, similar a lo que pasa en AFA o en ciudades más grandes, pero esta idea podría haber agravado el problema.

Pensar en volver al antiguo formato de tres divisiones, con sub 13, sub 15, sub 17 y por qué no un sub 19 o sub 20, no estaría mal, buscándole además la vuelta para que aquellos que dejan lo que es hoy quinta división, puedan tener lugar en un estamento superior sin necesidad de tener que dar el salto inmediato a primera, algo que muchos no logran, abandonando la práctica del deporte.

Mirando de cerca se ve, por ejemplo, que el básquet, el hockey y el taekwondo suman cada día mayor cantidad de practicantes desde edad temprana y más allá de las bondades que cada disciplina tiene para el cuerpo y espíritu, el éxito parece radicar en darle a los exponentes una permanente competencia. El básquet juega en la APB y torneos con alcance nacional, el hockey tiene cada sábado fechas con clubes de la zona y las mejores jugadores integran selecciones, y en el caso del arte marcial, hay viajes y certámenes en forma permanente.

Está muy bueno que los niños y jóvenes tengan muchas opciones porque quien no tenga aptitudes para un deporte, puede que sea capaz de destacarse en otro, pero en el caso puntual del fútbol, necesitaría que todos sus actores, comenzando por los dirigentes, se sentaran a analizar más en detalle de qué manera se puede inyectar nuevos aires a un deporte que, sin dejar de ser el más popular, no tiene en la actualidad el mismo poder de captación que en otras épocas, tema éste que será seguramente motivo de análisis para una próxima opinión...

Gear SA

Clyfer