La Provincia, los Juegos y el uso de los recursos...

Luego de muchos años, más de veinte, por primera vez los Juegos Bonaerenses corren serio riesgo de no realizarse, o solamente de llevarse a cabo en una versión reducida a una mínima expresión que sería casi como no hacer nada...

En un país donde los vaivenes económicos suelen ser frecuentes, la Provincia de Buenos Aires –léase el gobierno provincial– en todos estos años ha hecho modificaciones, se efectuaron recortes, cambios, agrupación de regiones, pero nunca se había mencionado como cierta la posibilidad de no tener final provincial, como han manifestado funcionarios de la Secretaría de Deportes en distintas reuniones realizadas con directores de deporte de los municipios, donde han anticipado que el presupuesto es muy corto y que estaría descartada la posibilidad del viaje a la ciudad balnearia para el cierre de la competencia.

Pero esta vez la cosa viene muy complicada. Los números no cierran por ningún lado: la seguridad, la salud y la educación funcionan con severas deficiencias en el territorio más rico del país, con un nivel de recaudación de miles de millones de pesos que no se gastan como debería ser para que las cosas anduvieran un poco mejor... y si todo eso no anda, poco le debe preocupar al gobernador y su equipo si los torneos bonaerenses se realizan...

Pero aún en tiempos tormentosos, si el capitán sabe conducir el barco, es posible que no se hunda en el mar embravecido....

La Provincia tiene dinero para mantener un equipo de voleibol profesional (Buenos Aires Unidos) o para contratar a un actor estadounidense para filmar un comercial, pero no tiene plata para destinar a los programas deportivos, cuando se sabe que jugar a la pelota, correr, saltar, nadar y todo lo que sea actividad física, es una de las mejores formas de enfrentar a los Jinetes del Apocalipsis (falta de oportunidades laborales, droga, escuelas que “contienen” pero no educan) que se ciernen sobre nuestra juventud.

Podríamos seguir dando ejemplos de cómo se malgastan los fondos públicos y de la importancia de inculcar hábitos sanos desde temprana edad pero, como dice Serrat, “nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio”... y por ahora parece que es así...

Gear SA

Clyfer