La repavimentación de la ruta 31 hasta Salto, fruto de la ineficacia policial. Rojas sigue esperando...

La ineficacia policial suele provocar más catástrofes que buenaventura; sin embargo, para los habitantes de Salto, una vez ocurrió lo segundo. Cuando en las postrimerías de 2009 fallecieron los cuatro integrantes de la familia Pomar en un accidente de tránsito, todo podría haber transcurrido de la manera en que suele suceder cada vez que un hecho por el estilo enluta una ruta destrozada y sin señalizar como la 31. Sin embargo, la impericia de los uniformados provocó que el hallazgo se demorara por veintidós días, y así permitieron que una tragedia familiar se convirtiera en impresionante "circo" mediático, con todos los ingredientes necesarios para "mantener despierta la atención pública", según las exigencias del periodismo de cuarta.
Las especulaciones no murieron con el descubrimiento del Fiat Duna en un montecito cercano a Salto; pero el escándalo estaba a punto de terminar con las aspiraciones políticas del por entonces (y actual) gobernador Daniel Scioli, ya que el estado de la ruta fue (obviamente) sindicado como causa principal del accidente. Ergo, había que solucionar eso... y se resolvió el problema puntual: la repavimentación del tramo de la 31 que va desde cercanías de la ruta 7 (unos mil metros más acá) hasta la rotonda de nuestra vecina ciudad.
El tramo Salto-Rojas nunca estuvo en las previsiones, más allá de que algo se hizo... y de que también aquí murió muchísima gente, aunque como en todos los casos los cadáveres fueron encontrados de inmediato, nunca se generó la "movida mediática" capaz de exigir una obra.
El problema fue, para el Estado, que la repavimentación de la ruta ya estaba licitada, e involucraba al tramo completo, entre la ruta 7 y la rotonda de Rojas. Por qué fueron excluidos los aproximadamente 30 kilómetros que restan hasta la ruta 8 es algo difícil de comprender, pero así estaban las cosas.
Había sido en los primeros meses de 2009 cuando la Provincia de Buenos Aires, a través de la Dirección de Vialidad que depende del Ministerio de Infraestructura, lanzó la licitación pública internacional N° 1/09 destinada a suscribir el “Contrato de Recuperación y Mantenimiento de Carreteras (C.Re.Ma) Malla Nº 101 R.P. Nº 31 en los Tramos: R.N. Nº 7, R.P. Nº 191 y R.P. Nº 191, R.N. Nº 188, de una longitud de 82 km. ubicada en partidos de Carmen de Areco, Salto y Rojas”, según consta en la convocatoria.
La licitación se realizó, efectivamente, y así fue como el 17 de junio de 2009 fueron abiertos los sobres en la Municipalidad de Salto, con la presencia de, entre otros, los entonces intendentes de esa ciudad, Victorio Migliaro, y de Rojas, Norberto “Chano” Aloé.
La plata estaba, ya que según consta en el propia convocatoria a licitación, “la Provincia de Buenos Aires ha recibido del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento un préstamo para financiar parcialmente el costo del Programa de Desarrollo de la Inversión Sustentable en Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires, y se propone utilizar parte de los fondos de este préstamo para efectuar los pagos bajo el Contrato de: Recuperación y Mantenimiento de Carreteras de la Malla Nº 101”, que incluye a la Ruta Provincial N° 31.
Sin embargo, la licitación mencionaba un plazo de ejecución total (incluido mantenimiento) de sesenta meses, de los cuales los primeros dieciocho (ya sobradamente cumplidos) eran para la finalización de la obra.

UNA PELICULA DE TERROR
En mayo de 2010, once meses después de la apertura de sobres, no había ni noticias de la pavimentación de la ruta ni de Hidraco, la empresa adjudicataria.
A pedido de los intendentes de la región, cargo que en Salto ya ocupaba Oscar Brasca, y en Rojas, Eduardo Quiri, funcionarios provinciales “bajaron” a dar explicaciones.
El Administrador General de Vialidad de la Provincia de Buenos Aires, ingeniero Arcángel Curto, analizó la cuestión con los intendentes en presencia además de los ingenieros Roberto Orazi, presidente de Hidraco SA (la empresa que ejecuta la obra) y Horacio Alberdi, de la misma firma. Orazi dio más detalles sobre la planificación de los trabajos, informó que el obrador estaba siendo construido en el acceso a Gahan, y confirmó que el tramo Rojas - Salto recién comenzaría “en febrero del año que viene” (2011), “con vistas a quedar terminado en la primavera de 2011”. No obstante, aseguró que mientras tanto se realizarían trabajos de bacheo con rap “para garantizar la transitabilidad de la ruta”, tareas realizadas muy esporádicamente y que constituyen un verdadero desperdicio de material porque no sirven para nada.
La decisión de completar primero el tramo Salto - Carmen de Areco (en el que se mataron los Pomar) y recién después comenzar con el trazado hasta Rojas (donde se mató mucha otra gente, pero menos conocida) se originó, según informó el presidente de la empresa adjudicataria, Roberto Orazi, en las diferencias que todavía existían entre Hidraco y Vialidad Provincial sobre cuestiones técnicas básicas.
La discusión principal era que mientras Vialidad pretende que la ruta sea reencarpetada luego de rellenar los baches y realizar una tarea de emparejamiento, Hidraco considera que el pavimento existente no sirve más, y por lo tanto debe ser triturado y utilizado para construir una base nueva para la carpeta asfáltica.
Sin embargo, tales consideraciones tienen un aroma mucho más parecido al de la excusa que a un justificativo real.
Vialidad ha recibido innumerables reclamos desde nuestra ciudad, la mayoría de ellos originados en el gobierno local, y también de parte del diputado provincial Gustavo Vignali.
En varias oportunidades admitió el titular del organismo, Hugo Curto, que la paralización de la obra es real, aunque la calificó de "momentánea", y responsabilizó por la demora al incendio sufrido por la planta de asfalto que la firma Hidraco S.A., responsable de la obra, había levantado en Gahan (se estaba a la espera de la instalación de otra que la reemplace y que sería trasladada desde la Localidad de General Villegas), y también a la falta de provisión de la materia prima por parte de YPF.
Según Curto, esos inconvenientes serían solucionados de manera de poder continuar los trabajos antes de la finalización del año 2011, cosa que tampoco ocurrió, ni hasta ahora, febrero de 2012. ¿Habrá que esperar que se estrole algún famoso en Hunter, por dar un ejemplo, para que al fin alguien se decida a terminar la obra?

Gear SA

Clyfer