Rojas ya tiene su Delegación de la Defensoría del Pueblo


Fue inaugurada ayer con la presencia del titular de la dependencia provincial, Guido Lorenzino; del Delegado local, Ramiro Baguear; y de funcionarios municipales.

Ayer a mediodía quedó inaugurada la oficina de la Delegación Rojas de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, en un local sito en calle 9 de Julio 393.

El acto inaugural contó con la presencia del Defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino; del Intendente Municipal, Claudio Rossi; del Secretario de Seguridad, Miguel Angel Nuñez; del Delegado local, Ramiro Baguear, y de algunos otros funcionarios.

Baguear celebró en la oportunidad la decisión de Lorenzino de "sacar la Defensoría de la sede de La Plata, y hacerla llegar a los pueblos bonaerenses. Los rojenses hoy contamos con una de las seis previstas para la segunda sección electoral. Es decir, estamos dentro de un grupo selecto y privilegiado por tener la oficina acá".

Por otra parte, agradeció al Intendente Municipal, Claudio Rossi, "por la muy buena predisposición que tuvo desde el primer momento para que esta oficina esté funcionando".

"Como recién charlábamos en privado con el Intendente, la idea es hacerlo en conjunto, que esto sea para los rojenses, y que se puedan defender todos y cada uno de los derechos de los bonaerenses que se puedan ver vulnerados", agregó.

Por su parte, Rossi consideró que "ésta es una institución muy importante, y tiene mucho contenido por recibir de parte de los vecinos, de cara al futuro. La demanda siempre existe, y la oferta para resolver los problemas también está, pero muchas veces falla el vínculo, hacer una gestión facilitadora, cuando hay que poner energía para defender los derechos del ciudadano. Hay que hacerlo, porque según entiendo, muchas veces hay una desconexión, una falta de vínculos, y por eso esta oficina es una buena oportunidad. Me alegro de que Rojas haya estado dentro del plan, y lo que nos queda de cara al futuro es trabajar, ordenarnos, prestigiar este organismo y también la democracia, a través de un buen funcionamiento, de manera que el ciudadano se sienta expresado, representado, escuchado, atendido".

"Desde el Departamento Ejecutivo tenemos la mejor predisposición para colaborar y tenemos el diálogo abierto. Nuestro slogan es "gobierno abierto"; que haya un ida y vuelta, un flujo permanente entre las demandas de las empresas, de los ciudadanos, de las organizaciones intermedias de nuestra comunidad, con las autoridades que expresan la democracia como el Ejecutivo, el Concejo Deliberante, la Defensoría", finalizó diciendo.

Seguidamente se dirigió a los presentes el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino, quien agradeció a Rossi "porque estas cosas no se pueden entender si el Municipio no es parte. Acá hubo un compromiso, y tan es así que nos han cedido este espacio para que podamos funcionar".

"Este no es un lugar cualquiera; es un lugar del Estado al que el vecino puede venir a reclamar cuando tiene un problema: porque una empresa presta mal un servicio, una política municipal con la que por ahí no están de acuerdo, o provincial, o nacional... Nosotros vamos a tratar de acompañar a ese ciudadano que confió en nosotros para ver cómo podemos encaminar esa situación y encontrar la mejor solución posible. A veces es satisfactoria, la que él estaba esperando, y otras veces es una respuesta negativa; pero lo importante es escuchar al vecino, que haya un lugar más para que el ciudadano pueda encontrar esa articulación que a veces no está porque fallamos los funcionarios".

"Esta decisión de abrir oficinas en cada uno de los municipios, en la medida que nos dé el presupuesto, tiene que ver con poner tecnología, pero también con abrir oficinas para que el que prefiere venir a hablar en lugar de denunciar por las redes, lo pueda hacer. El desafío es trabajar codo a codo con quien fue elegido para gobernar los destinos de Rojas. Esto no es unos contra otros, sino es el Estado en sus distintas facetas. Entre todos tenemos que ver de qué manera le damos solución a los problemas que tienen los ciudadanos", agregó Lorenzino.

"Acá no hay colores políticos, sino la responsabilidad de que cada uno se haga cargo de las responsabilidades que tiene. La centralidad es el ciudadano; estamos convencidos de que somos servidores públicos que tenemos que hacernos cargo de los problemas de la gente. El compromiso nuestro es poder estar cerca de los problemas de la gente. La Defensoría del Pueblo es un lugar que siempre tiene una mirada crítica de la realidad, justamente porque defendemos a la persona que sufrió la vulneración de un derecho. Pero esa mirada no es de un opositor político, sino la de alguien que tiene que hacer un aporte constructivo a la solución de un problema", finalizó diciendo.

Gear SA

Clyfer