La Comisión Rural de Carabelas abandona el CAMPR


Afirma que al organismo "no se le está dando la facultad de administrar"; que la maquinaria que hay en la Secretaría Vial es "chatarra"; que los fondos de la tasa "están siendo usados para otros fines" y que los caminos, en la próxima cosecha, "estarán igual o peor que los que padecimos recientemente".

La Comisión Rural de Carabelas dirigió una nota al Intendente Municipal comunicando que "se niega a seguir participando del Consejo Asesor de Productores Rurales en estas condiciones", afirmando que "cualquier intento de mejora se traduce en tiempo perdido de todos".

La decisión obedece a la visión negativa que tienen estos productores carabelenses con respecto al funcionamiento de la Secretaría Vial. Entre los cuestionamientos principales se encuentran que al organismo "no se le está dando la facultad de administrar"; que la maquinaria existente es "chatarra" (sobre todo, la de la localidad); que los fondos de la tasa "están siendo usados para otros fines" y que los caminos, en la próxima cosecha, "estarán igual o peor que los que padecimos recientemente".

Se destaca en la nota que "el sistema de administración descentralizado que define la ordenanza 2649/2002, hoy retomada por la 3552/2016, es un claro ejemplo de presupuesto participativo. Lo que hoy se está dando, dista mucho de serlo", y que "los recursos directos generados por la tasa vial actualmente no cumplen su principal función que es la de mantener los caminos rurales. Este recurso genuino tal vez sea afectado contablemente, pero en la práctica, están siendo utilizados para otros fines. Los movimientos y compensaciones de la cuenta propia de la secretaría vial así lo evidencian".

Con respecto a la situación particular del parque vial existente en Carabelas, consideran los productores que "con esto no es posible realizar los trabajos de fondo necesarios para enfrentar el clima que estamos padeciendo. De continuar con esta gestión, los caminos que deberán servir a la próxima cosecha van a estar igual o peor que la que padecimos recientemente". La crítica abarca a toda la maquinaria de la secretaría, que según estiman, "da vergüenza".

Por otra parte, denuncian que "los principales gastos de la secretaría son sueldos, combustible y reparaciones. Todos estos gastos se optimizan con una buena maquinaria. La ineficiencia de las horas trabajadas, del combustible consumido y de las reparaciones pagadas, dejan de manifiesto la pésima gestión que arrastran estas chatarras. Al CAMPR no se le está dando la facultad de administrar como lo indica la ordenanza".

El texto completo de la nota enviada al Intendente es el siguiente:

"Sr Intendente,

"El sistema de administración descentralizado que define la ordenanza 2649/2002, hoy retomada por la 3552/2016, es un claro ejemplo de presupuesto participativo. Lo que hoy se está dando, dista mucho de serlo.

"Los recursos directos generados por la tasa vial actualmente no cumplen su principal función que es la de mantener los caminos rurales. Este recurso genuino tal vez sea afectado contablemente, pero en la práctica, están siendo utilizados para otros fines. Los movimientos y compensaciones de la cuenta propia de la secretaría vial así lo evidencian.

"Ud. señor intendente vivió en carne propia la importancia de poder manejar al día los fondos de la secretaría vial. De no tener control de dichos fondos, no existe margen de maniobra de ningún tipo y menos aún se pueden tomar decisiones o hacer planificaciones ya sean operativas o financieras.

"El parque de maquinaria con la que cuenta la secretaría da vergüenza, y mucho más vergüenza dan las que tenemos en Carabelas. Con esto NO es posible realizar los trabajos de fondo necesarios para enfrentar el clima que estamos padeciendo. De continuar con esta gestión, los caminos que deberán servir a la próxima cosecha van a estar igual o peor que la que padecimos recientemente.

"Si bien se vieron varios tramos de arreglos, estos no se sostienen en gran parte por la falta de integración del trabajo. Integración se refiere a alteado, cuneteado, estudio de pendiente y limpieza de alcantarillas (o colocación en varios casos). Si alguno de estos elementos falla en un camino, es suficiente para que este sea deficitario y no cumpla con su función: COMUNICAR.

"Los principales gastos de la secretaría son sueldos, combustible y reparaciones. Todos estos gastos se optimizan CON UNA BUENA MAQUINARIA. La ineficiencia de las horas trabajadas, del combustible consumido y de las reparaciones pagadas, dejan de manifiesto la pésima gestión que arrastran estas chatarras. Al CAMPR no se le está dando la facultad de administrar como lo indica la ordenanza.

"La comisión de Carabelas se niega a seguir participando del Consejo Asesor de Productores Rurales en estas condiciones. Cualquier intento de mejora se traduce en tiempo perdido de todos."

Gear SA

Clyfer