Padres, indignados ante presunto intento de abuso a adolescentes


Se concentraron en la comisaría y radicaron la denuncia. Los responsables fueron aprehendidos. El confuso episodio ocurrió alrededor de las 22 en una panchería.

Un numeroso grupo de padres de chicas adolescentes se concentró hace minutos en la comisaría para denunciar un presunto intento de abuso a sus hijas.

Según informaron, hubo un confuso episodio alrededor de las 22 en un comercio local conocido como "la panchería". Las chicas, unas diez, de entre 13 y 15 años, se encontraban en el lugar y fueron abordadas por dos sujetos mayores de edad (entre 25 y 30 años, aparentemente), quienes intentaron granjearse su confianza pagándoles panchos y bebidas.

Las jovencitas, antes que confiar se asustaron y llamaron a sus padres, que inmediatamente tomaron cartas en el asunto. Denunciaron el hecho, y los dos sujetos fueron aprehendidos por la policía. En estos momentos (23:30) aún se encuentran en sede policial intentando aclarar la situación.

Las informaciones recabadas señalan que los dos hombres no son rojenses, pero están en la ciudad porque se dedican a trabajar en la construcción y forman parte de la planta de personal de una empresa local. No obstante, la gran cantidad de dinero gastada en "agasajar" a las niñas, más el que exhibieron en momentos de pagar, no concuerda con su pretendida condición de trabajadores de la construcción. Esto potenció las sospechas de los padres.

Es preciso reconocer que, en realidad, no llegó a ocurrir nada serio; pero también es cierto que la reacción fue muy rápida, lo cual en cualquier caso habría impedido a los sujetos concretar sus objetivos, cualesquiera que fuesen.

Los padres actuaron siempre considerando el peor escenario posible. "No sabemos qué es lo que querían, pero nadie se gasta una fortuna en panchos y bebidas porque sí", graficó una de las madres presentes en la comisaría. "Deben haberse gastado alrededor de mil pesos, para las diez chicas. ¿Para qué hicieron eso", agregó la mujer, al expresar que "todo el mundo sabe que la 188 es la ruta de la trata. No podemos quedarnos inactivos porque en cualquier momento puede pasar algo muy grave".

Gear SA

Clyfer