Recompensarán con $ 700.000 datos sobre el paradero de Donza


El rojense era el jefe de la Comisaría Primera de Pergamino, donde murieron siete personas calcinadas el 2 de marzo pasado.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación ofreció una recompensa de 700.000 pesos para "aquellas personas que brinden datos que sirvan para dar con el paradero de Sebastián Alberto Donza", el rojense que ocupaba la Jefatura de la Comisaría Primera de Pergamino cuando, el 2 de marzo pasado, siete personas murieron calcinadas en un calabozo. Donza, junto a otros cinco policías actualmente detenidos, está imputado en una causa por "abandono de persona seguido de muerte", que tiene una pena de entre 5 y 15 años de cárcel.

La cartera nacional difundió la oferta de recompensa a través de su Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas, apuntando a obtener datos útiles para localizar a quien era jefe de la seccional en momentos de ocurrir lo que los medios de alcance nacional luego denominaron "la masacre de Pergamino".

Tal como lo establece la normativa vigente, la información que cualquier miembro de la comunidad pudiera aportar sobre el paradero de Donza "tendrá el carácter de secreto y los datos que aporten se mantendrán en la más absoluta reserva".

Donza continúa prófugo desde que el lunes pasado la justicia emitiera una orden de detención y personal de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad lo fuera a buscar a su domicilio de la ciudad de Junín, donde no se encontraba. Los otros cinco efectivos que estaban en la seccional en momentos de la tragedia están detenidos: el sargento César Brian Carrizo, el teniente primero Sergio Ramón Rodas, los oficiales Alexis Miguel Eva y Matías Exequiel Giullietti, y la ayudante de Guardia Carolina Denise Guevara.

Cabe señalar que familiares de los fallecidos vienen realizando marchas semanales en reclamo de que se haga justicia, y a la última, convocada a un mes del incendio que costó la vida a los internos, concurrieron miembros de la Comisión Provincial por la Memoria, entre ellos el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel; Nora Cortiñas, de la Línea Fundadora de Madres de Plaza de Mayo; el padre Pedro Di Paola, Elisa Carca y Roberto Cipriano García, secretario de la entidad.

La Comisión realizó ese día en Pergamino una de sus reuniones habituales, y luego se entrevistó con familiares de las víctimas y con el intendente Javier Martínez, tras lo cual participaron de una misa en la parroquia Perpetuo Socorro, oficiada por Di Paola y el párroco Juani Cabrera.

El objetivo de la CPM, cabe aclararlo, no se limita al pedido de justicia sino que es principalmente un reclamo para que se implementen las medidas necesarias a fin de que sucesos como el presente no se repitan. "Vinimos a plantear principalmente tres líneas de acción -dijo Cipriano García-. La primera es que el municipio de Pergamino cuente con Mecanismos de Prevención de la Tortura. El grave desenlace del hacinamiento en las celdas de la comisaría primera, donde los detenidos se encontraban, como ocurre en todas las comisarías de la provincia, sin luz, sin agua, sin comida, sin atención médica, exige que los lugares de detención sean controlados; la segunda, que la comisaría primera, que ya está señalizada por haber sido un centro clandestino de detención, sea utilizada desde ahora como sitio de la memoria; y tercero, que el Estado, que estuvo ausente para la atención previa de los jóvenes que resultaron víctimas del incendio, establezca medios de apoyo a sus familiares”.

Gear SA

Clyfer