Solucionan conflicto con Arenales por un canal clandestino


Lo realizaba una empresa (aparentemente sin conocimiento de las autoridades competentes) para desagotar aguas hacia campos rojenses. La Municipalidad actuó rápidamente y el canal fue "taponado".

La rápida actuación de la Municipalidad de Rojas, a través de la Jefatura de Recursos Hídricos que depende de la Secretaría Vial, logró impedir la construcción de un canal desde territorio de General Arenales hacia Rojas, lo cual hubiera desagotado aguas del vecino distrito hacia campos del nuestro.

Las informaciones que pudieron recabarse indican que dicho canal estaba siendo abierto por una empresa contratada por la Dirección Provincial de Hidráulica (sede 9 de Julio) para realizar obras de alteo de caminos, sin que quede muy claro por qué o quién decidió abrir el zanjón, para colmo sin intervención ninguna del Comité de Cuenca, que es el organismo por el que inevitablemente deben pasar tales decisiones en forma previa a la ejecución de los trabajos.

La alarma fue disparada por un productor rojense cuyo campo está cerca del límite con Arenales, a quien según trascendió extraoficialmente, le habrían "avisado" que iban a cortar los alambrados para ingresar las máquinas y abrir un canal.

Esta posibilidad no se habría concretado, pero el canal de todas maneras estaba siendo abierto, no a través de campos sino a la vera de un camino rural, lo cual está prohibido por ley.

El ingeniero Alberto del Solar Dorrego, titular del área de Recursos Hídricos de Rojas, explicó que "un productor cuyo campo es cercano a la cañada de El Chajá vino a vernos porque, aparentemente, había unas máquinas trabajando sobre un camino rural, haciendo una grieta profunda que podía significar la entrada de más agua a la cañada e inundar su campo".

"Es el camino que viene de General Arenales y desemboca en el que va a La Beba. Fuimos a ver, y constatamos que efectivamente había una máquina que había tratado de hacer un canal, pero en su momento los productores no lo permitieron. Esa máquina luego se fue a otro punto del mismo camino, más cerca de Arenales", añadió Del Solar.

Afirmó el funcionario que "por indicación de Claudio Rossi hablamos con la Intendenta de General Arenales, y nos dijo que esas máquinas no eran municipales sino que trabajaban por indicación de la Dirección de Hidráulica, según un convenio para realizar alteos a través de una firma privada a la que habían contratado. El que se ocupaba de eso era el ingeniero Sampaolesi, de Hidráulica de 9 de Julio".

"Seguimos investigando la situación; hablé con la gente de la Dirección de Hidráulica de Pergamino; esta gente se comunicó con la de 9 de Julio, y aparentemente, la dependencia no tenía nada que ver con eso, lo cual nos extrañó bastante. Hablamos entonces con la Autoridad del Agua, haciendo la denuncia pertinente, ante la posibilidad de que se estuviera produciendo un trasvasamiento de aguas desde Arenales hacia Rojas", siguió diciendo el funcionario.

"Arenales tiene parte de su territorio dentro de la cuenca del Arrecifes, pero el problema no es ése sino que no nos pueden obligar a recibir agua que baja a través de un camino público. No se puede canalizar a la vera de los caminos, está expresamente prohibido por la ley. Pero lo central es que la Autoridad del Agua también negó tener algo que ver con este asunto, y ahí se produjo un "chisporroteo" en el que nosotros no tenemos nada que ver. No obstante, seguimos haciendo averiguaciones, gestiones, y la Autoridad del Agua dio la orden a la Municipalidad de Arenales de que terminaran con ese trabajo", afirmó.

Del Solar Dorrego, junto a gente de Hidráulica de Pergamino, se encontraron en Ascensión con el ingeniero Luis Carnaghi (de 9 de Julio), uno de los que estaban a cargo de los alteos. "La obra no estaba supervisada. La tomó una empresa que se llama Casella, pero esta a su vez subcontrató a otra, siempre para hacer alteos de caminos. Había una retroexcavadora grande Caterpillar, otra motoniveladora china y dos camiones volcadores. Se constató que el trabajo iba más allá de un alteo. Por suerte estaba la gente de 9 de Julio, también la de Pergamino, llamaron al encargado y le dieron la orden de hacer un "tapón" en el canal, de diez metros de longitud y a la altura del alambrado", sostuvo Del Solar.

"Lo que nosotros plantemos fue que no podían canalizar esa parte porque estaban "cortando" una loma que es una divisoria de aguas, por lo cual el agua que tenía que ir hacia Arenales podía venir eventualmente hacia Rojas. Hemos tenido un buen resultado, y se hizo lo que había que hacer. A veces se hacen trabajos puntuales sin ver el marco general, y así es como se perjudica a gente que, si no se queja, se las tiene que aguantar", enfatizó.

Destacó Del Solar Dorrego que "lo único que se podría criticar en todo esto es que no hubo un control de obra que habría que haber hecho en otra escala. Es verdad que ese camino es muy bajo, tiene una laguna que lo corta, y la idea de ellos es poner tubos y hacer un alteo, lo cual está perfecto. Lo que no está bien es canalizar para que el agua salga hacia donde no debe".

"Creo que actuamos a la altura de las circunstancias. Se logró encontrar una solución inmediata al problema. Arenales tuvo inconvenientes muy serios en las últimas inundaciones, y lograron que la Provincia contratara maquinaria. Entonces, ya que estaban y en la medida en que no había supervisación de tareas, se avanzó sobre estos trabajos que no deberían haberse hecho. Lo preocupante en este caso es que la Dirección de Hidráulica no tenía conocimiento puntual sobre la situación, que surgió gracias a la denuncia de un productor. Eso permitió evitar el perjuicio para varios campos de la zona. Creo que el asunto está terminado, aunque de cualquier manera vamos a estar atentos para ver si el "tapón" realmente es colocado en el lugar que corresponde", finalizó diciendo.

Gear SA

Clyfer