El agro, después de las inundaciones


El ingeniero Martín Pasalaqua, de AFA, informó sobre el desarrollo de los cultivos que, en general, "están bien", según afirmó.

La producción agropecuaria no parece haber sufrido mayores daños a raíz de las copiosas lluvias caídas en los últimos días, pero aún así los lotes más bajos, algunos que están cerca del río y demás han sufrido anegamientos, mientras el efecto perjudicial más importante es el retraso de la siembra de la soja de segunda.

El ingeniero Martín Pasalaqua, de Agricultores Federados, explicó que "cayeron alrededor de 220 milímetros, algo fuera de lo común para la época, pero por suerte no tenemos los problemas de localidades vecinas donde llovió más y tienen el problema de la llegada de agua de otros lugares. En el caso nuestro tenemos el río desbordado, por lo que las zonas aledañas van a tener problemas. Además, los campos bajos acumulan agua y esto no es bueno".

No obstante, reconoció que "la situación en general no es mala, aunque se está atrasando la siembra de la soja de segunda, por lo menos en una semana, y también la aplicación de herbicidas para el control químico de malezas. Pero la situación no es tan complicada".

Consultado sobre eventuales perjucios para los cultivos que están en desarrollo consideró que "mientras no haya anegamientos no tiene por qué haber problemas. Es una época de alta demanda de humedad, es decir, es bueno que haya humedad, sin llegar al anegamiento, que sí genera problemas".

Con respecto a los problemas viales, dijo que "sabemos que se cortó la ruta 45 y hay inconvenientes de circulación en muchos caminos".

Sobre los pronósticos de lluvia para el fin de semana que viene, expresó que "es verdad que se esperan lluvias, pero no de la magnitud de las que ya pasaron. Esto podría provocar, como mucho, que siga retrasándose la siembra".

En relación a la situación general del sector estimó que "vemos un incremento importante en la superficie sembrada de maíz, y donde no hubo anegamientos, podemos decir que les llovió en el momento justo, que es treinta días antes de la floración. El agua, para los maíces de primera, ha venido muy bien. Para la soja también es un momento importante, aunque no está en el período crítico. Pero tiene un buen desarrollo, por lo que excepción hecha del retraso en la siembra de la soja de segunda y el control de malezas, lo demás está bien".

Finalmente recomendó a los productores que "si el clima continúa así, es para tener en cuenta la necesidad del control de enfermedades, hacer tratamientos preventivos. Pero por ahora no hay mayores inconvenientes. La cosecha de trigo terminó con buenos rendimientos en nuestra zona, y en general con buena calidad, algo que también es importante. También aumentó el área sembrada, es decir que estamos volviendo a la normalidad en cuanto a la proporción de cultivos, algo que últimamente no teníamos. En la medida que esto continúe, vamos a tener un mejor tratamiento del suelo gracias a la rotación, algo muy bueno para nuestra zona".

Gear SA

Clyfer