HCD: El proyecto vial recupera el espíritu participativo


El área había perdido esa cualidad durante la intendencia de Caso. De aprobarse la nueva ordenanza, tendrá fondos afectados e intervención del Consejo de Productores en asuntos esenciales.

La nueva Secretaría Vial y de Orden Hídrico, de aprobarse el proyecto que ingresó al Concejo Deliberante en la última sesión, dispondrá de fondos afectados provenientes del cobro de la tasa específica, y funcionará en conjunto con un Consejo Asesor Municipal de Productores Rurales (CAMPR) que habrá recuperado su protagonismo en "todo lo concerniente a planeamiento, control y gestión de obras y operación de servicios de competencia de la Secretaría", según consta en el texto.

De esta manera, el área municipal encargada de la gestión de la infraestructura rural (vial e hídrica) recuperará el espíritu participativo que le otorgara la ordenanza N° 2649 sancionada en el año 2002, cuya vigencia duró hasta la derogación, primero "de facto" y luego de los artículos esenciales, ocurrida durante la administración municipal de los hermanos Caso.

El texto que hoy está a disposición de las comisiones de Obras Públicas e Interpretación y Reglamento establece que un 70 por ciento de la recaudación de la Tasa de Conservación, Reparación y Mejorado de la Red Vial, como así los fondos que procedan del Fondo Provincial de Coparticipación Vial y los ingresos provenientes de multas por contravenciones vinculadas al sector rural serán recursos afectados al funcionamiento de la Secretaría.

La utilización de tales fondos será decidida por el Secretario Vial, otros funcionarios del área y el Consejo Asesor de Productores, y estará apuntada tanto a los asuntos operativos como a la realización de inversiones y otros aspectos vinculados con la buena salud de la infraestructura de la zona rural.

El proyecto prevé la existencia de catorce comisiones rurales, que son las de Carabelas, Rafael Obligado, Los Indios, La Vigía, Hunter, Guido Spano, Santa Felisa, La Beba, Roberto Cano, Las Polvaredas, La Rojera, La Urbelina, La Caldera y La Concepción. Cada una de ellas designará a un delegado titular y otro suplente para conformar el CAMPR. Este organismo, a su vez, elegirá a sus propias autoridades y confeccionará su reglamento. Según se informó, ya se trabaja en la "resurrección" de las comisiones rurales inactivas desde hace varios años.

También prevé el texto presentado por el Ejecutivo la creación de dos nuevos cargos: el de Capataz General de Obras y Servicios Viales e Hídricos Rurales, con rango de Dirección; y el de Capataz de Ordenamiento Hídrico, con rango de Jefe de División.

Otras disposiciones que formaban parte de la antigua ordenanza 2649 y que han sido incorporadas al proyecto actual son la designación del Secretario Vial por parte del Intendente Municipal a partir de una terna presentada por el CAMPR; que los miembros de tal terna deben tener título habilitante para desempeñarse en la función; y la posibilidad del Consejo Asesor de peticionar ante el Intendente la remoción del Secretario Vial, en caso de que considere necesario su reemplazo.

Según se prevé, el proyecto sería tratado (y posiblemente aprobado) en la próxima sesión del Concejo Deliberante, a realizarse en principio el jueves 6 de octubre. Las implicaciones económicas de su sanción serán incluidas en el próximo presupuesto, en cuya elaboración trabajan los funcionarios encargados de la tarea, y se prevé que la nueva ordenanza entre en vigencia el 1 de enero de 2017. Para ese momento, el gobierno municipal planea contar con la nueva estructura perfectamente ordenada y aceitada.

Gear SA

Clyfer