Panorama agropecuario: realidad, riesgos y esperanza


El Secretario Vial, Alfredo Della Savia, y el ingeniero Martín Pasalaqua dieron detalles sobre la situación de los cultivos, el campo, los caminos y lo que puede venir.

Luego de las copiosas y persistentes lluvias caídas durante los últimos días, el Secretario Vial, Alfredo Della Savia, y el ingeniero (AFA) Martín Pasalaqua brindaron su visión sobre lo que podría ocurrir con la cosecha a partir del estado de la red vial, en el primer caso, y de los cultivos y el campo en general, en el segundo.

Pasalaqua, que integra el equipo técnico de Agricultores Federados Argentinos, explicó que "los productores están preocupados porque hace más de una semana que no pueden entrar al campo, salvo algunos casos parciales donde han podido cosechar con cierta humedad. En la medida de lo posible se tratará de entrar y de cosechar lo que se pueda. Pero tenemos que tener claro que mientras esto se prolongue puede haber más pérdidas. En el norte ya está habiendo problemas serios, se abren las vainas, hay germinación del grano en la chaucha, y eso es debido a la gran cantidad de lluvia y a las altas temperaturas. Acá todavía no se ven daños de ese tipo, por lo menos importantes, pero si esto se extiende los daños van a ser peores".

El profesional explicó que "el panorama, al principio de la cosecha, era muy bueno. En algunos sectores se esperaba más que el año pasado, y en otros más o menos lo mismo, o algo menos, pero estábamos a las puertas de una muy buena cosecha. Ahora se abre un signo de interrogación hasta que se pueda reanudar la cosecha; recién en ese momento veremos si estas lluvias provocaron un perjuicio importante o no".

"Si compone se empezará a cosechar con algo de humedad, pero sin problemas importantes. El tema es que se pueda entrar, que haya caminos y piso para poder cosechar. Algún punto de humedad no es un problema importante, y por eso el que pueda va a cosechar, ya que el gasto que podría haber después en secado siempre será menor a las pérdidas que puede ocasionar el hecho de dejar los granos en el campo", dijo después.

"El productor hoy está preocupado por poder cosechar. Luego vendrán las consultas para el año que viene, porque tenemos esperanzas en que se pueda diversificar la producción. Hoy, el trigo y el maíz están entrando en el juego porque ambos se equiparan, en sus márgenes, con la soja. Si el productor sale de una buena cosecha, seguramente podrá invertir en cultivos de gramíneas que obviamente requieren de una mayor inversión en fertilizantes. Pero la intención del productor es volver a estos cultivos", finalizó diciendo.

LOS CAMINOS

El Secretario Vial de la Municipalidad de Rojas, agrimensor Alfredo Della Savia, dijo que "hasta donde se pudo" se trabajó a destajo en el mantenimiento de los caminos rurales con vistas a la cosecha gruesa, pero que desde que comenzó a llover las tareas están detenidas y no se sabe cómo seguirá todo.

"Los trabajos que se hicieron apuntaron a poner los caminos en las mejores condiciones para poder sacar la cosecha. Tuvimos la primera semana de cosecha sin agua, y en ese lapso se sacó más o menos un 40 por ciento. Luego comenzó a llover, y ahora, la verdad es que estamos muy mal. Estamos tratando de arreglar con escombros lo que podemos, pero mientras no deje de llover y se seque el piso está todo parado", dijo Della Savia.

"El problema principal es que en estas condiciones no podemos tocar los caminos. Con tanta agua el piso se ablanda, y han llegado a hacerse "guadales" de un kilómetro de largo. Las camionetas 4x4 pasaban, pero ya hay lugares en donde se quedan "colgadas" también", agregó el funcionario, e informó que "en algunos casos nos van a pedir permiso para sacar la cosecha con tractores y acoplados, en los lugares donde se pueda. Pero es tremenda la pérdida que puede llegar a haber".

"Con una semana más sin lluvia podríamos haber terminado. Había quedado todo corregido, la cosecha comenzó, salió el 40 por ciento, pero luego comenzó la lluvia, que fue muy abundante, y parece que va a seguir. Con semejante cantidad es imposible hacer nada", añadió.

Recordó Della Savia que "estamos trabajando con equipos que tienen 37 años de uso. Los más nuevos tienen 10 años, como la motoniveladora Case, que se compraron en 2006. Tienen diez años, pero se amortizan en cinco. El problema es que en los últimos cinco no se invirtió nada, y sin renovar equipamiento es muy difícil hacer las cosas bien. Para colmo, el problema no fue sólo la falta de inversión en equipamiento sino que no se hizo nada en los caminos, y por eso ahora hay que rehacer todo. No se trabajó, y ahora no sólo hace falta comprar equipos sino hacer todo lo que no se hizo".

"Sin trabajos, o con trabajos hechos al revés, los caminos se convirtieron en canales, se erosionaron, y esto a tal punto que estamos llegando a la capa de limo. Hay caminos que tienen dos metros de profundidad, y eso es imposible de compactar. Ahí hay que rellenar, pero ¿cómo lo hacemos? ¿Con qué? Hay que tomar conciencia de que estamos en un problema serio y debemos tomar medidas importantes. Tomar, por ejemplo, cuatro caminos y consolidarlos; el camino viejo a Colón; el camino a La Beba; el camino a Santa Felisa y el camino a Pinzon. La ruta 45. Así quedaría la red troncal consolidada, y eso acortaría mucho los kilómetros de tierra. Tendría que haber un plan para eso", expresó Della Savia.

Siempre apuntando a las enérgicas medidas que considera necesario tomar, se refirió a que "el piso que se vuela porque es imposible compactarlo, y con estas lluvias, se erosiona de una manera impresionante. Hay cárcavas recientes que tienen un metro de profundidad, por ejemplo esa donde se cayó hace algunos días la camioneta de la Clyfer que estaba levantando postes. Se cayó en una zanja de un metro que hizo el agua".

"A la cosecha hay que sacarla, y por eso no podemos prohibir que se usen los caminos, inclusive con tractores si fuera necesario. Si la pueden sacar, que la saquen, y después vemos cómo los arreglamos. No podemos ponernos en "policías" cuando los caminos que tenemos son una catástrofe", concluyó.

Gear SA

Clyfer