Vivir bien como allá, pero acá.

Escribe: Marcelo Maccio Villegas.
¡Hola amigos! Si, claro que sigo vivo. No, no quisieron callarme con atentados a mi persona o a mis seres queridos. ¿Qué por qué entonces no escribí antes? Si, obvio, algo de paja, algo de que laburo para garpar el alquiler y llegar a fin de mes, y algo de que quería encontrar el motivo justo. Y en el medio me tomé unas vacaciones, y unos tragos a nuestra salud, ¡salud!

No, no encontré ahora el motivo que me sacó de mi hermoso lugar común y me empujó a hacer una pancarta y protestar con huelga de hambre. Pero tampoco es que no sé sobre qué escribir. No, pará pará, que capaz te interesa.

Quise buscar el titular de la nota que me movilizó, y encontré muchas, y todas me rompieron la paciencia por igual, y ninguna en particular. No, no soy Arjona diciendo que te veo sin verte o te toco sin tocarte. Digo que cada vez que alguien habla de este tema, me molesta, pero creo que siempre se puede decir algo nuevo. ¿Qué de qué hablo que van tres párrafos y no lo dije? Bueno, de las muertes de los pibes en moto. O de las motos, en general. Es decir, del tránsito. Digo, en fondo, de los controles. Claro, las normas y leyes. Si, el Gobierno está implicado. La ciudad como espacio público, si. Y la educación a fondo de todo. Si, de todo esto, y de todo a la vez. Como un tenedor libre, queremos comer todo, y todo al mismo tiempo. Es imposible si, pero ¿Quién no lo intenta?

Arranquemos de atrás hacia adelante. O de adelante hacia atrás. O de arriba a abajo y viceversa, porque nadie sabe hacia dónde va el alma de un pibe de 13 que muere en un choque en una esquina porque venía al palo en la moto. O si va a algún lugar, yoquesé.

Digamos esto, las noticias con titulares como “choque en moto se cobra la vida de un joven de diecitantos años” son las que rompen las pelotas. ¿a ustedes no? ¿qué piensan cuando leen eso? Yo pienso mucho, y no solo en el hecho sino en las posibles soluciones que podría tener un hecho tal. Si (Tincho), esto puede tener solución.

Planteemos algo así. Un pibe choca en una bocacalle en moto. Puede ser que venía a más velocidad de la permitida. Que no utilizaba casco, y que no respetó el semáforo. Que el pibe no tenía carnet. ¿y los controles donde estaban?. Pero el auto que lo chocó, el que manejaba venía borracho, y quizás también venía rápido –más de lo permitido por lo que no llegó a frenar-, ¿y los controles?

Pero esperá, ¿necesitas un control de tránsito para saber qué necesitas un registro para manejar una moto, para ser consciente que debes usar casco para andar en moto? ¿y para darte cuenta que la velocidad máxima es no el límite de la moto –o lo que llegue a levantar el auto- sino la que la ley –(por algo) dice que no debes sobrepasar? ¿y para saber que si andas en auto debes reducir la velocidad en las bocacalles y que la derecha o el vehículo de menor porte tiene prioridad? ¿Posta precisas esas ayudas? Dejá de leer, andá a sacar el registro de conducir, y si lo tenés, devolvelo y volvé a sacarlo, please. Y de paso lee algo sobre “cómo vivir en sociedad”.

Si, los controles son como una acuarela de un flaco que no sabe dibujar. Como yo. Uso agua para que la figura no tenga límites precisos y se funda con el fondo. Claro, no quiero que se conozca hasta donde va cada cosa. Los controles lo mismo. Están ahí porque tienen que estar, pero no hacen lo que deberían hacer, o no a fondo. ¿Y como es eso? Imagina que tu laburo es pegar una cachetada a cada uno que tira un papel en el piso. En un día embocas 70 bifes a mano abierta, y son 70 nuevas enemistades ganadas. Al cabo de un mes, te deberías haber pegado hasta a vos mismo, eso seguro. El que controla el casco en la esquina es lo mismo. Puede advertir, pero si quiere llegar más alto de lo que se le permite, termina quedando en off side. Porque puede secuestrar 100 motos por día, 200, 300, pone el número que quieras. Pero si después esas 300 motos vuelven a sus dueños, ¿de qué sirvió su trabajo?

Claro, su laburo es ese y debe hacerlo. ¿y el tuyo? ¿cumplis tu trabajo aunque vaya en contra de tu persona? No lo creo, yo no lo haría. Pero no matemos al mensajero, –ni mucho menos atropellemos a alguien-, y vayamos un poco más allá, sino para esto mejor los comentarios de Facebook, que además son más ingeniosos cuanto más indignados está el que escribe.

Preguntémonos ¿cómo se soluciona esta situación? Si, de eso se trata gobernar. Tiene varias patas, más que una mesa, seguro. No, que el ciempiés ya no sé. Pero sería algo así: quienes forman parte de la movilidad urbana (todos, una vez que saliste de tu casa), deben (debemos, bah) entender que moverse en una ciudad requiere de respetar y cumplir determinadas normas y leyes que regulan ese aspecto. Esas leyes, ordenanzas, las estipula el Estado. El Estado es quien debe tener criterio para fijar estas normas, emplear los medios necesarios para regular distintos aspectos, y también debe controlar que se cumplan las leyes y penar los casos en los que eso no ocurre. Es decir, el ciudadano, debe cumplir estas normas, entender que son el instrumento por el cual se regula la vida en sociedad, más allá del Estado, a sabiendas que son en beneficio del conjunto de las personas. Para eso, es necesario que el Estado, la familia, las instituciones, generen consciencia desde la infancia en la necesidad de respetar las normas. Y el Estado debe garantizar además un espacio público adecuado para que las personas desenvuelvan allí su vida. No sólo que puedan transitar sino que también puedan disfrutar de todos los aspectos de una ciudad.

¿Qué se me olvidó una parte? Si, nombrá la Justicia, la corrupción, hay muchas patas más, pero para una mesa estable ya puse varias creo.

¿Viste que fácil era? ¿Te imaginas si ocurriera? Sería tremendo. Como vivir bien, como dicen que pasa allá, pero acá. Así que no seas cabeza blanda, ponete el casco, usa luz y respetá. Y vos no seas boludo, afloja la pata, frená en las esquinas. Y vos también, no te hagas el dolobu que te vimos, cruzá por la esquina, dale. Y señora, no saque esas ramas cuando no debe, en un lugar donde no corresponde y donde encima no se ven. Es así, apostamos un poco cada uno y ganamos todos. Al revés que la ruleta, que loco. Que flash.

Gear SA

Clyfer